Seguidores

martes, 24 de noviembre de 2015

LLorabas


Te vi que llorabas...
y el dolor se disipaba en tu sombra.
Quisiste contener las lágrimas.
Tarea imposible;
destellos de horas indomables te aguardan.

Sabes perfectamente que la inconstancia te domina.
Querés desaparecer del mundo que no compatibiliza con tus sueños;
que no responde a tus deseos más oscuros.

Alternativas y un dejo de existencia que se resquebraja.
Mareas y soledad de un camino sin rumbo ni final.

Amas un vuelo de mariposa... tan tristemente efímero.
Adoras aquel conjunto de estrellas plásticas.
Ensueños ilustrados de noches inconclusas.

Extrañas.
A aquel amigo, compañero de tu vida;
al secreto de tus miedos más profundos.
Te desmorona su ausencia.

Y una luna mezquina te sonríe en la cara.
Te recuerda todo lo que fuiste.
Todo lo que pudo haber sido.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Letras de un amor


-¿Es ella no?
-Eh?
-La chica que te gusta.
-No entiendo por qué decis eso.
-Se nota. Es tan evidente como el color de tu pelo, como el lunar que cruza tu nariz.
Él se ocultó detrás de un libro de matemática y no dijo nada más; hizo caso omiso a los comentarios de su compañero de clases.
En el recreo la vio escribiendo sin parar, lejos de sus amigas de siempre, con absoluta concentración. Sólo atinó a contemplarla desde la distancia, mientras todos pasaban a su alrededor.
Al finalizar el día preparo sus cosas y se dirigió a su casa pensando en la tarea de literatura, tan complicada para él. Era imposible entender las letras, la poesía y más aún inventarla desde cero.
En su camino un pequeño felino se acercó a él buscando un poco de cariño. Se detuvo unos segundos y le devolvió la tierna muestra de afecto.
-Los gatos son mis animales preferidos.
La voz conocida lo sorprendió un poco.Su mirada, de un verde intenso, parecía sonreír. O se iluminaba.  Tal vez las dos cosas. Ella le siguió hablando del colegio, de los exámenes, de tantas cuestiones triviales que perdió la cuenta. Y el camino de vuelta se hizo más llevadero, misteriosamente confortable.
-Mi casa queda a la vuelta de esta esquina.
-Ah…ok, yo tengo que seguir un par de cuadras más. Suerte con el poema, ojalá se te ocurra algo interesante.
-Gracias, esperemos que sí, aunque lo veo bastante difícil. Nunca fui bueno con las palabras.
Con cierto nerviosismo, se despidió de ella. Muy dentro suyo lamentaba no ser tan extrovertido como sus amigos. Detestaba tanto su timidez...
Se detuvo. Una mano cálida depositó un pequeño papel entre sus dedos.
-Leelo cuando me vaya por favor.
Mientras las mejillas le ardían, ella se alejó lo más rápido que pudo.

No hay palabras suficientes.
Complicados son los sinrazones que invaden mi ser.
Murmullos y seres tan lejanos.
Anhelo encontrarte en cada rincón de esta ciudad.
Esperarte en cada segundo de un tiempo que no cesa.
Y en un silencio que nos aparta te imagino.
Te pienso con el corazón, latido tras latido.
Sueño como sería decirte, sin miedos ni agonías…

Un te quiero al oído. Aquel que te llegue sólo a vos.”