Seguidores

sábado, 5 de septiembre de 2015

Busco


Busco. Busco intensamente. Y en perdones obsoletos la materia gris se detiene. Revuelvo cosas inútiles, perdidas hace tanto tiempo que ya ni recuerdo. Oscuro, inerte espero. Y en esa soledad envolvente te encuentro. Sirena cristalina, tus ojos me interrumpen y me estimulan a continuar. Ocurre como siempre, como tantas otras veces. Imágenes repetidas de un mismo anhelo. Te llamo y sé que estás ahí. Aunque nunca me respondas. Aun cuando sólo me corresponda contemplarte en silencio. Sigo la corriente de la gente bestial que nos inunda. 
Respiro hondo y el viaje rumbo a tu vida se termina. Pasajera de minutos incontables en mi cabeza confundida. Ojalá en algún momento inoportuno pueda estar cerca tuyo de nuevo. Quiero hallarte en cierto minuto de esta inmensa ciudad de Buenos Aires. Tan hermosa y simultáneamente cruel. Y decirte. Decirte…
Y es entonces que las palabras se encierran dentro de la boca. 
Intensamente busco. Busco tu amor.