Seguidores

sábado, 7 de noviembre de 2015

Letras de un amor


-¿Es ella no?
-Eh?
-La chica que te gusta.
-No entiendo por qué decis eso.
-Se nota. Es tan evidente como el color de tu pelo, como el lunar que cruza tu nariz.
Él se ocultó detrás de un libro de matemática y no dijo nada más; hizo caso omiso a los comentarios de su compañero de clases.
En el recreo la vio escribiendo sin parar, lejos de sus amigas de siempre, con absoluta concentración. Sólo atinó a contemplarla desde la distancia, mientras todos pasaban a su alrededor.
Al finalizar el día preparo sus cosas y se dirigió a su casa pensando en la tarea de literatura, tan complicada para él. Era imposible entender las letras, la poesía y más aún inventarla desde cero.
En su camino un pequeño felino se acercó a él buscando un poco de cariño. Se detuvo unos segundos y le devolvió la tierna muestra de afecto.
-Los gatos son mis animales preferidos.
La voz conocida lo sorprendió un poco.Su mirada, de un verde intenso, parecía sonreír. O se iluminaba.  Tal vez las dos cosas. Ella le siguió hablando del colegio, de los exámenes, de tantas cuestiones triviales que perdió la cuenta. Y el camino de vuelta se hizo más llevadero, misteriosamente confortable.
-Mi casa queda a la vuelta de esta esquina.
-Ah…ok, yo tengo que seguir un par de cuadras más. Suerte con el poema, ojalá se te ocurra algo interesante.
-Gracias, esperemos que sí, aunque lo veo bastante difícil. Nunca fui bueno con las palabras.
Con cierto nerviosismo, se despidió de ella. Muy dentro suyo lamentaba no ser tan extrovertido como sus amigos. Detestaba tanto su timidez...
Se detuvo. Una mano cálida depositó un pequeño papel entre sus dedos.
-Leelo cuando me vaya por favor.
Mientras las mejillas le ardían, ella se alejó lo más rápido que pudo.

No hay palabras suficientes.
Complicados son los sinrazones que invaden mi ser.
Murmullos y seres tan lejanos.
Anhelo encontrarte en cada rincón de esta ciudad.
Esperarte en cada segundo de un tiempo que no cesa.
Y en un silencio que nos aparta te imagino.
Te pienso con el corazón, latido tras latido.
Sueño como sería decirte, sin miedos ni agonías…

Un te quiero al oído. Aquel que te llegue sólo a vos.”

6 comentarios:

  1. oh vaya que dulce poema que le salio a la chica, y que dejo preplejo al pobre chaval al que no le salían las palabras, ejej a veces el amor te juega estas pasadas.
    besotesssssssss

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, por favor! ¡¡Pero qué bonito!! En serio, la historia está muy bien, pero es que le poema es puro amor *-* ¡Me encanta!
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso, realmente una historia de puro amor y que bello el poema final, llena de corazones, realmente te ha quedado maravillosa la entrada.
    Un saludo y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. wwauu !! ese verso que le entregó es hermoso, cuantos sentimientos guardados y escondidos me encant´ço el texto, atrapas en tu relato, ojalá se decida y el día que lo haga la pluma hablará sola ............ Gracias por dejar huella en mi blog, ........ por tener problemas técnicos de bloger no puedo seguite nio me deja hacerme seguidor me apuntare con otra cuenta y veras la foto es lamisma jajaja soy ya luego lo hagoi un saludo cariñoso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  5. me dejas un increible sabor en mis pensamientos

    ResponderEliminar
  6. Hay cosas que se notan cuando estamos con esa persona que da alas a nuestros sueños.
    Nos volvemos sonrisa andante y miramos con ojos de percibir cerca nuestra estrella.... Soñando con tenerla cerca

    Mi abraz✴

    ResponderEliminar