Seguidores

miércoles, 22 de enero de 2014

Lo inalcanzable...


 

Mirando al mundo. Agónica presencia en la negrura rebelde del adiós.
Luminosa tristeza que revela la lejanía.
Montañosa irrealidad. Inconcreta ilusión.

Nubarrones y fugas de amor.
Insensata, me arrimo al balcón.
Y el cielo me responde con una sonrisa retorcida.

Ironía del destino escrito. Sinsentido.
Querer con locura y percibir el vacío invadiendo la piel.

Juego con pétalos de flores que ya no recuerdo.
Beso fotografías de un rostro borroso y resquebrajado.

Tiempo de lluvias y noches de insomnio.
De intentar inútilmente soñar despierta.

Ya es hora.
Despido a las cenizas de lo que pudo haber sido.
Vicisitudes de una solitaria acostumbrada al silencio.

Empezar de nuevo. Como si la vida de antes no hubiera existido.
Reinventarse. Avanzar.

Y al recorrer mi memoria perdida, darme cuenta.
Allí está. Aquello que parecía inalcanzable.

Paz.