Seguidores

martes, 23 de abril de 2013

Poesía


Y en aquel todo incomparable de su ser,
en la intangible soledad de sus ojos me sumerjo.
Me refugio en aquel minuto expectante de estelas,
cercano al abismo terrenal y definitivo.

De lejos su figura se estremece indescifrable.
Dolorosamente inexistente.
¿Para quien escribo?

LLoro versos sin destinatario fijo.
Las palabras desaparecen en estaciones repetidas.

Poetisa distante.
Anhelo recostarme en tu hombro invisible.
Y en un silencio que ambas comprendamos,
volar tan remotamente aparte.

Con alas frágiles desvanecernos de este mundo sin latidos.
Perseguir un sueño. Abrazar mi verdadera esencia.
Mimetizados la pasión y el olvido.

Y en un destello fugaz de luna ...
deseo tomarte de la mano poesía.
Vivir por siempre al lado tuyo.