Seguidores

miércoles, 6 de marzo de 2013

Despedida



Labios partidos, resecos de tanto penar.
Ajenas la inconsciencia y la lágrima.
Delicadeza de un corazón alicaído.

Busco tu mirada llena de misterios, de enigmas.
Tu alma desolada se sumerge en el silencio crepuscular.

Invisible. Todos tus pasos se ocultan en medio de la tempestad.
Dulcinea marchita que dejó de llorar.
Cristales ausentes, recuerdos escondidos.

Fugas de luz y ruinosas memorias.
El mundo en constante quebranto
gravita en medio de la negrura. 

La culpa de haberte perdido me desvela.
El reloj avanza, no me espera. Nunca lo hizo.
Locura voraz, necesidad urgente de seguirte al olvido.

Y en el trasfondo de aquello que fuimos;
en aquel instante único y sereno nos despedimos.
Sonreís como nunca antes lo hiciste conmigo.

Comprendo, entonces.
Ya no duelen los besos amor.
El sentimiento se ha ido.