Seguidores

martes, 1 de enero de 2013

Cicatrices



A lo mejor hubo un tiempo en el que fui o creí ser parte del resto de la gente.
En la infancia todo parecía tan simple…
Pero no lo era.  Con el transcurso de los años, la vida fue arrastrando la normalidad aparente. Mi interior, mi forma de ser y de sentir fue surgiendo; se reveló ante mí la realidad.
La incapacidad absoluta de congeniar, de pertenecer. La imposibilidad de relacionarme y socializar con los demás.
La soledad entonces se convirtió en mi sombra. Los libros, en mi refugio permanente. Y entre letras y lunas me dediqué a soñar en silencio.
A imaginar miles de escenarios diferentes donde la timidez era olvidada y las sonrisas compartidas dejaban de ser espejismos. Donde la esperanza existía para alguien tan ajeno como yo.
Esperé en vano. El milagro tan anhelado nunca ocurrió en aquellos días.

Aún hoy, al corazón le quedan múltiples cicatrices.  Esa sensación de vacío, de desolación y abandono persisten todavía. Las lágrimas son incontenibles. El llanto no cesa.
En esos momentos de infinita tristeza le pido perdón a él. Por todo el dolor acumulado adentro que a veces me dificulta el camino a seguir juntos.
Nunca va a borrarse, lo sé. Pero también sé que ya no estoy sola.
Es así que la felicidad no parece tan lejana.
Las cicatrices entonces, ya no duelen tanto.

Tu amor lo es todo para mí...

9 comentarios:

  1. ooo que lindo, realmente esta llenos de sentimiento, me siento en parte reflejada, eres fabulosa, un abrazo y un feliz 2013

    ResponderEliminar
  2. que bueno que esa soledad poco a poco es llenada (: como siempre un placer leer lo que escribes.

    ResponderEliminar
  3. Precioso texto, igual que lo es tu ser. Porque aunque no te conozcamos, tus textos dicen mucho de ti. Nos encantan, nos hacen soñar despiertas, alcanzar el cielo con las manos... son preciosos. Yo Auri, me pasó exactamente eso, un día creía que era parte del resto de la gente, y al otro me veías con un libro en la mano *soñando en silencio* como tu dices.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Siento que hubiera escrito esas palabras yo misma. ¿Somos tantos los corazones solitarios y tristes? Me sorprendo de encontrar personas que escriban lo que siento aun sin conocerme.
    Eres maravillosa.
    Lo se, porque te leo.

    ResponderEliminar
  5. que lindo lo que escribiste, me senti super identificada...
    muy lindo! de ahora en mas te voy a leer, juro que me encanto :)
    besos!

    ResponderEliminar
  6. Me sentí identificada al igual que tu nunca aprendí a pertenecer pero poco a poco aprendí a acompañarme y recurrir a libros, música y poesía para sentirme parte de algo, hasta que alguien vino a hacerme compañía un saludo.

    ResponderEliminar
  7. cuando era pequeño siempre supe que era distinto a los demás, muchas veces trate de pertenecer igual que tú, buscar mi sitio, pero aunque logre rodearme de gente, siempre me sentí solo, de pronto sientes que todo el resto es tan superficial, todos mienten, todos son individualistas, con los años comprendí que no estaba solo en realidad siempre me tuve a mi mismo, yo era mi propia fuerza, como una rosa, forje espinas que hasta hoy me protegen, cree mi blog mi pequeño universo y aunque no he encontrado a la persona de mis sueños tengo la esperanza que algún día la encontraré y sino habré aprendido que el amor es el sentimiento mas valioso y que son afortunados quienes tienen la dicha de compartirlo y vivirlo por siempre y para siempre. Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. "Las cicatrices entonces, ya no duelen tanto." Pues me alegro :) Y espero que llegue el día en que el dolor y la tristeza desaparezcan por completo, y de esa manera escribas esos textos llenos de alegría y júbilo que llevo tiempo esperando leer en tu maravilloso blog ;)
    Un abrazo! :3

    ResponderEliminar
  9. Hasta las cicatrices dejan de sentirse, el tiempo cura, solo hay que saber esperar.
    Besos

    ResponderEliminar