Seguidores

jueves, 28 de junio de 2012

Si tan sólo te acordaras de mí...



La tristeza irreversible y certera me habita.
Se arrastra con cautela, desbarata mi razón.

Las lluvias me dominan al contacto con mi alma.
Las ramas oscuras se asfixian de tanto encerrarse en sí mismas.

Retrato fugaz de una incoherente sin solucíón.
Devenir solitario que se cuela en escenarios absurdos.

Me oculto en medio de pesadumbres errantes.
Espero rodeada de una paz difusa e irritante.

Lloro cuando nadie me ve...
para aplacar a la desolación,
a los sueños que se me escaparon en el olvido.

Invisible permanezco ante tus ojos.
Sin detalles que te hablen de quien soy.

No hay rosas de aroma dulce ni calidez en tus labios.
La melancolía recorre el inmenso espacio entre los dos.

Ojalá pudieras sentirlo, llegar a comprender...
este amor imperfecto que guardo dentro mío.

Si tan sólo te acordaras de mí.