Seguidores

martes, 29 de mayo de 2012

Mi mundo

“Mi mundo se bifurca en numerosos caminos; desaparece en pequeños matices de un cielo tan ajeno y tan cercano a la vez.
Mi mundo es una utopía de lo que podría ser la vida de no tener límites impuestos por el deber ser, por todo aquello que los demás consideran correcto y sensato.
Curiosidad constante de quien vive encerrada dentro de su alma. Invisible…nadie me distingue en la penumbra.
Hermetismo que convive conmigo desde que comprendí que busco algo diferente. Un paraíso inmerso en sueños rotos, anhelantes de estrellas fugaces, carentes de espejismos.
Deseo con todas las fuerzas de las que soy capaz, con una esperanza irremediablemente inútil que terminen los días oscuros. Esos que me habitan y me corroen la sensibilidad.
Mientras los momentos se suceden sin cambio alguno, escribo perdida en el silencio rutinario. Entonces, sin sorpresa alguna, el viento helado roza mi cara. Con delicadeza seca algunas de mis lágrimas, enterradas desde hace mucho tiempo.
A veces duele tanto el vacío; la realidad golpea muy fuerte el interior...”

Un nuevo amanecer. Brilla con un halo difuso la luz del sol. Se cuela en medio de mareas de personas con rostros ciegos, se diluye en voces que se confunden y corazones que se lastiman. Miles de ellos viciando el aire con sus latidos.
Ella los ve a todos, los percibe, mas no logra descifrarlos. Nunca pudo hacerlo.
Su mirada va más allá. Se disipa en las nubes, en el aire, en cada recoveco oculto de esta inmensa ciudad. Pero no hay escapatoria, hay que continuar con la farsa.
Tiene que mantener la sonrisa hipócrita y perfecta, aún cuando por dentro se le vayan muriendo las ilusiones y los deseos.
¿Por qué?

“Porque no hay opciones ni posibilidades para mí. Mi naturaleza errante, esa sensación permanente de desarraigo, no se condice con lo que todos esperan. No encaja en la supuesta normalidad. Después de fracasar tantas veces, decido aceptarlo.
Mis atardeceres, mis sentimientos, mis alas las guardo para siempre dentro mío.
Escondo mi mundo de los demás, dejo que poco a poco se desvanezca en la monotonía gris.
Hasta que un día quizás, ya no exista más.”

sábado, 12 de mayo de 2012

Espíritu libre



Sueño con volar muy alto, donde la lluvia no me alcance.
Imagino un lugar sin sombras ni sensaciones marchitas.
Donde las lágrimas de ese conformismo atroz y rutinario se disuelvan.

Busco cielos de cristal y ceniza; el destello de un otoño que no cese.
Anhelo una vida sin fronteras mientras la neblina me envuelve.

Interrogo al viento, al inmaculado silencio sobre este vacío que me señala.
Que me consume el alma y sin querer me acompaña.

Me gustaría que me sorprendieras, que por un segundo incierto me tomaras de la mano.
Sin nada ni nadie que nos opaque el camino, sin obstáculos aparentes.
Y errantes nos perdiéramos en el mundo gris y desolado.

Adoraría alejarme de todo y todos.
Simplemente bastaría con tenerte a mi lado.
Sólo los dos; sólo eso para ser feliz.

Y quizás…en ese momento comprendieras.

Cuan hermosa es la soledad del espíritu libre.