Seguidores

sábado, 24 de marzo de 2012

Mirada


Mirada ajena que busca un cielo distinto del que todos conocen. Siempre separada del resto juega con rosas que sangran, pero no duelen. Deja que el viento se lleve sus ilusiones y aquellos sueños silenciosos, rotos de tanto imaginarlos.
Sentada en algún recoveco; esperando en miles de rincones parecidos. Sumergida en mundos de papel que no existen.
En busca constante de una voz que no la esquive. Que le muestre, aunque sea por unos segundos, un paraíso donde no haya que luchar por las lágrimas. Donde el amanecer sea compartido.
Hundida en inviernos que no saben de sentimientos ni abismos, aguarda con el corazón frío.
Si tan sólo se pudiera escapar de lo predecible y pasajero…cuanto daría ella por ser libre, fugaz y perceptible al mismo tiempo.
Toda una vida soñando en vano. Queriendo y no queriendo pertenecer.
Oscuridad acorazada en un diminuto reflejo de luna. Melancolía, oculta en palabras que nunca vislumbran las luces ni el color.
Siempre adorando al crepúsculo, a la lluvia, al aire sin dueño. A los versos que ya nadie lee ni recuerda.

¿Podrías ver más allá de lo que no soy?
¿Podrías tomar mi mano y no soltarla nunca más?

viernes, 16 de marzo de 2012

Silencioso penar


En el aire se respiran despojos de lluvias y llantos.
Mientras, el recorrer del aliento se pierde en suspiros de otoño.

El anhelo atroz de querer su compañía.
De buscar versos perdidos en su boca.

Inconclusos los vacíos que perforan mi esencia.
Imperante soledad que sobreviene al olvido.

Pero no quiero...
No quiero hundirme en la oscuridad de noches inciertas.

Necesito decírselo antes de que sea tarde.
Antes de que mis labios callen en pensamientos lo que siento.

Lo veo.
Lo escucho llegar.
Su presencia me supera. Me atraviesa, me traspasa el corazón.

Silencioso penar.
Imposible.