Seguidores

viernes, 27 de enero de 2012

Nostalgia

Cuando la oscuridad acecha mis pensamientos, la esperanza
se desprende de mi corazón.

Me olvido de la ciega realidad que me rodea.
Dejo atrás las repeticiones vacías de vida y color.

Entonces, sin pensarlo, me pierdo en los silencios.
Anhelando con ilusión una sonrisa que se acuerde de mí.
Una voz que me busque en medio de la noches llenas de amargura.

Sueño con tus ojos vidriosos y distantes.
Con tus palabras olvidadas en alguna estación de tren.
Así la certeza se queda conmigo al menos un instante.

Y muy dentro mío, lo siento.
Estás presente.
Aguardando el momento oportuno para tomar mi mano.
Para acercarnos a lo que debió ser y no fue.

Sólo eso me alcanza. La lluvia nos limpia el alma, sabes.
Confunde nuestras pisadas.
Y en una única mirada lo decimos todo, una vez más.
Ya sin lágrimas ni tristezas.

Nostalgia de un amor.

sábado, 21 de enero de 2012

Olvidada en el viento...

Algunas lágrimas se desprenden sin querer en la soledad nocturna.
Me consume el silencio irritante, odioso y triste.

Ausente. En viejos cajones de desesperanza y desolación.
Los minutos mezquinos atraviesan mi sombra con su indiferencia.

Somos extraños los dos, tan encerrados en un sueño de cristal y ceniza.
Nos hallamos inmersos en un ideal perdido; ajenos en nuestras propias ficciones.

No hay alas que me liberen del inevitable final.
Mientras mis sentimientos se resquebrajan,
suplican por un destino diferente.

Tarde. Me levanto y sigo adelante.
Camino sobre la arena susurrante.

Inútil entonces llorar.
Por aquello que no fue, que ya ni es, que nunca será.

Dejo que el viento borre mis pasos, los recuerdos,
y tu amor.

jueves, 12 de enero de 2012

Lágrimas


Odio la monotonía que nos invade día tras día,
que nos asfixia el alma.

La rutina atroz, el deber ser,
el círculo vicioso que nunca se termina.

Sueño en silencio con un mundo lleno de contradicciones,
donde la única certeza sea una absurda ilusión.

Quiero recorrer miles de lugares diferentes;
alejarme de la misma agonía de siempre.

Deseo conquistar la libertad que muchos no suelen ver.
Respirar aquel aire de incertidumbre y desafiar al porvenir.

Vivir con intensidad,
sin importar los soles o las lunas que se sucedan en el camino.

Ya no quiero encierros ni repeticiones grises y vacías.
Anhelo el sinrazón de volar muy lejos...

De un corazón que ya no llore por lo que nunca fue.

lunes, 2 de enero de 2012

Fragilidad


Las luces oscilan dubitativas; permanecen suspendidas por un segundo en aquella delgada línea entre la realidad y la fantasía.
Silencio. Tan abismal y familiar a la vez.
Deseo, con el alma quemándome por dentro. Que la oscuridad no acabe arruinando por completo al corazón. Al insensible dentro mío que muere latido tras latido.
Espero, sumida en una indiferencia que lastima. Anhelando que un día me mires con ojos cristalinos. Sin la niebla engañando tu razón. Sin sombras que opaquen tus sentidos.
Y al final, quizás gracias a la conducta errante del destino, entiendas.
Cuan ajena me encuentro del mundo, de la gente, de este tiempo que me toco vivir.
Donde la comprensión no existe y la comunicación se desvanece.
Mientras la verdad inevitable se desliza entre retazos absurdos de cielo y paraíso inconclusos.
Y la agonía...que nunca se aleja.
¿Estarás a mi lado siempre? Tiendo a preguntármelo en la noches de insomnio, en los momentos en que los pensamientos rotos vuelven.
Perdón si todavía la inseguridad me domina. A veces siento que la confianza y las certezas no están hechas para mí.
Sin embargo, a pesar de todo, lo intento.
Pido porque el sueño nunca me abandone.