Seguidores

sábado, 28 de abril de 2012

Ya es hora


Lo supo en aquel segundo imperfecto de una hora cualquiera. O tal vez la respuesta se le fue colando poco a poco en sus pulmones, en cada uno de sus sentidos. Quizás las ideas y los sentimientos se le entremezclaron en esa confusa relación de los latidos y el ayer. Cuando esos ojos desconocidos se perdieron por una fracción de segundo en los suyos, pudo comprender que algo no funcionaba. Fue como si todo empezara de nuevo; se creía un extraño mirando su propio reflejo. ¿Qué era lo que, con tanta rabia, le nublaba su absurda y complicada razón?. No lo sabía.
Entonces, en pocos meses la vida se volvió un espejismo de su corazón alicaído. Días y días imaginando una sonrisa dedicada sólo a él; una mirada que le repitiera en silencio lo mucho que lo necesitaba. Noches anhelando al soñarla, que esa candidez que despertaba en su interior fuese cierta, verdadera, y no un engaño de su mente febril.
Lejos y cerca. Oculto, intentando atraerla hacia la luz intermitente; buscando alejar de la oscuridad a su alma distante y vacía.
“Quiero estar al lado tuyo” 
“Quiero esperarte siempre… olvidarme del resto del mundo en tus labios” 
 Tantos te quieros invisibles, tantas emociones confluyendo en su ser, reprimiéndose dolorosamente a cada momento.
 Decírselo...

 Decírtelo, hoy. Estás a escasos centímetros, desviando tu vista a cielos y paisajes diferentes. Fuera de mi alcance. No te conozco lo suficiente, incluso puede que me arrepienta en el futuro. La incertidumbre me desconcierta, renace mi inseguridad. A lo mejor estoy completamente loco y esta probablemente sea una humillación más entre tantas otras. Pero a pesar de eso, respiro hondo. El aire, el viento o quien sabe que extraña sensación de esperanza me conducen a vos. Siempre a vos. 
Te miro, como aquella primera vez que te cruzaste sin querer conmigo. Ya es hora.

11 comentarios:

  1. Es precioso... Me encanta como escribes en serio. Lo peor que nos puede pasar en esta vida es estar perdido en el momento o en uno mismo...

    Un besito <3

    ResponderEliminar
  2. Pues si, nos leemos como siempre, es un placer leerte y que tu me leas a mi!

    ResponderEliminar
  3. oh quede sin palabras, realmete me dejaste con un gran wuau atrapado en mi garganta, me facino, mas que facino me rencanto te aplaudo de pies, :)

    ResponderEliminar
  4. A veces las miradas expresan más que las palabras, incluso, llegar a sentir ese abrazo que con palabras no llega tan profundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Naojo... Watanabe... Gran historia.
    Te dejo un abrazo, que estés muy bien.

    ResponderEliminar
  6. *-* H E R M O S O :D Me ha fascinado (la palabra se queda corta!) Es una hermosa historia y me quede con la intriga de lo que él hara!
    "Tantos te quieros invisibles, tantas emociones confluyendo en su ser, reprimiéndose dolorosamente a cada momento." Me encanto esa frase!
    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  7. Me he llegado a sentir así en varios momentos en los que quiero confesarme, pero a veces esa confesión resulta cara.

    ResponderEliminar
  8. Ya es hora... y no hay vuelta atrás. FABULOSO! *-* Jajaja me he sentido muy identificada con el chico. Jajaja yo una vez me vi en una situación parecida, también decidí que era la hora, y así lo hice. No acabo con un "y vivieron felices y comieron perdices" pero sí en un "amigos para siempre" que tampoco está nada mal ;) Sigue así :D Abrazos! <3

    ResponderEliminar
  9. Simplemente hermoso!

    Como siempre un placer.

    ResponderEliminar
  10. ME ENCANRTA...ME GUSTO TANTO QUE PUBLIQUE ALGUNOS EN MI FACE...SEGUI ASI ALGUN DIA NO MUY LEJANO VOY A COMPRAR UN LIBRO TUYO....

    ResponderEliminar