Seguidores

sábado, 21 de enero de 2012

Olvidada en el viento...

Algunas lágrimas se desprenden sin querer en la soledad nocturna.
Me consume el silencio irritante, odioso y triste.

Ausente. En viejos cajones de desesperanza y desolación.
Los minutos mezquinos atraviesan mi sombra con su indiferencia.

Somos extraños los dos, tan encerrados en un sueño de cristal y ceniza.
Nos hallamos inmersos en un ideal perdido; ajenos en nuestras propias ficciones.

No hay alas que me liberen del inevitable final.
Mientras mis sentimientos se resquebrajan,
suplican por un destino diferente.

Tarde. Me levanto y sigo adelante.
Camino sobre la arena susurrante.

Inútil entonces llorar.
Por aquello que no fue, que ya ni es, que nunca será.

Dejo que el viento borre mis pasos, los recuerdos,
y tu amor.

8 comentarios:

  1. Siempre digo que no hay que derramar una lágrima por quien no se lo merece, así que es mejor que los malos recuerdos se los lleve el viento.
    Un hermoso poema Dreamer, me ha encantado.
    Un abrazo de sabores

    ResponderEliminar
  2. Sabes? Anoche estuve cinco minutos llorando sin parar. No sabía exactamente por qué. No había motivos. Eran promesas incumplidas. Sueños olvidados. Ilusiones extraviadas en el olvido y el sufrimiento ausente. Pero lo que más me llamó la atención de todo aquello fue que, pasado un rato, me sentí muchísimo mejor. Como si me hubiera quitado un peso de encima. En esos casos no es malo llorar, de echo, te hace más bien que mal. Por eso, al final, tenemos que secarnos las mejillas, levantar la cabeza y continuar hacia delante :) Besos! <3

    ResponderEliminar
  3. Que triste el poema!!!! no hay que derramar lagrimas por quien no lo merece, porque seguramente que esa persona jamas lo haria
    espero tu visita:)

    ResponderEliminar
  4. Seguro ese mismo viento hara que acaricies el rostro de esa persona añorada...Hermosas letras y como siempre un placer!

    ResponderEliminar
  5. Lo olvidaba... me encantan las imagenes.

    ResponderEliminar
  6. Muy sentido escrito, es mejor desahogar en letras que en llanto.

    Abrazos alados.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces las lagrimas sirven para limpiar las penas que nos embarga, nos libera de todo el dolor que después se lleva el viento, escribir ayuda mucho, cuando tengo pena es cierto que no me gusta llorar, pero en el momento que comienzo a escribir caen sola, pero al terminar mi alma se siente libre, Deamer escribes fabuloso, escribes desde el corazón, te felicito

    ResponderEliminar
  8. Solo el tiempo puede curar heridas asi. un placer leerte!

    ResponderEliminar