Seguidores

miércoles, 19 de diciembre de 2012

She cries in silence...

Ella sabe que esperar es completamente inútil.
Que los campos dejaron de florecer hace tiempo y la luz no llega.
Incapaz de enfrentar la realidad;
desarraigo y condena.

El miedo la destruye por dentro.
Nadie alrededor. Nadie toma su mano.
La desolación todo lo arrastra, lo abandona.
Llora mas nadie la escucha.

Frialdad. Indiferencia.
Solitaria ignorada la vida entera.

Si tan sólo pudieras sentir...
La profundidad de sus palabras.
Los versos opacados por la ausencia.
El sueño enterrado en su silencio,
en su mirada distante y cristalina.

Si tan sólo pudieras ver
el dolor oculto en su sonrisa vacía...

Quiero escribir hasta que mis alas se desangren.
Dejarme llevar por las emociones.
Renacer en pares de ojos y bocas amantes.
Transitar paredes, esquinas,
en las almas perderme.

Quiero volar tan lejos...
Escaparme de la gris ciudad.
De lo que todos dicen debo ser.
Quiero ser como un poeta, loco y soñador.
Sin fronteras ni imposiciones.
Ser libre.

Vivir.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Inexistentes


Sublime inconsciencia, desgarradora sonrisa.
Agobiante ansiedad que perturba
mis pálidos sentidos.

Ya no sé quien soy.
Mis memorias me corrompen la razón.

Escucho el silbido del viento,
percibo la fragilidad de la lluvia.

Nada se compara con tu boca distante.
Con aquello que fuimos en medio del silencio.

Extraño las palabras no dichas.
Las manos jamás entrelazadas.
Las flores que nunca se marchitaron...

Me sumerjo en mis abismos, en mi ser infinito.
Búsqueda arrogante que me asfixia, que me ahoga.

Ceguera de dos locos que se ignoran.
Inexistentes de por vida.

Aurora rota de tanto mirarla.
La soledad aniquila poco a poco mis pensamientos.

Ya no siento.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Vida inconclusa


En ribetes de paraíso errante se bifurcan los caminos; se confunden las soluciones aparentes. Se ahogan los años de olvido, de oscuridad infinita.
Perfección agobiante, imposible y dolorosa. Quiero equivocarme, sollozar, perderme en los errores.
Deseo ser distinta bajo la lluvia eterna y al mismo tiempo fugaz. Sentir que la misma Luna nos guía, nos perturba el corazón.
Anhelo escaparme de esta vida insulsa que aborrezco desde lo más profundo de mi ser. Necesito apartarme de la monotonía que desprecio, que me desafía a cada paso. De todo aquello que quiere dominarme y encerrarme en la inquietante desolación.
Preciso de la incoherencia, de la incertidumbre, de lo que mi alma susurra silenciosa en algunos momentos.
Cuanto daría por un atardecer lleno de luces difusas y extrañas al ojo humano, tan acostumbrado al smog y a la indiferencia de esta ciudad. Daría mis lágrimas, mi abismo por una sola esperanza cristalizada en un reflejo de agua.
Invisibilidad marcada en vientos y trazos de escritos guardados en mi memoria.
Algo falta. Algo que me carcome el alma y no me deja respirar.

Nuestras manos lejanas, juntas por una fracción de segundo.
Siempre lo imaginé.
En recovecos, en arboles sin hojas.
En todas las horas y las lluvias interminables.

Quizás, alguna vez...
Nuestra poesía no sea sólo un sueño.

martes, 4 de septiembre de 2012

Destino


Siempre en aquel lugar vacío, en aquella esquina transparente.
Inmersa en los sinsabores rutinarios, oscuros de tanto olvido.

Sin señales que disipen las nubes descoloridas del otoño.
Amargura infinita; nebulosa absurda que me persigue en soledad.

Con mariposas arremolinándose en la inconsciencia de mis latidos.
Sé que es hora de partir. De volar definitivamente.

De dejar atrás la fragilidad de noches y lágrimas azules.
De encontrar en un retazo de cielo la libertad que añoro.

Compartimos un sueño distante.
Lo siento cada vez que tu mirada se confunde con la mía.
Pero nuestros caminos son diferentes por ahora.

Para que la ilusión no me abandone, necesito intentarlo.
Y quizás...
antes de que el reflejo de luna se desvanezca por completo...

Aún seamos parte del mismo destino.

viernes, 27 de julio de 2012

Romance Olvidado


Aguardo ensimismada entre lunas silentes,
inmersa en los sinrazones que me habitan.

Anhelante de sorpresas; de un encuentro inesperado
que descoloque mis días grises.

Espero en vano, como siempre.

Sueño con una rosa sin lágrimas en tus manos.
Aquella que sé nunca va a llegar.

Estoy rota, resquebrajada por dentro.
Perdida en la fragilidad de mi alma.

Mientras vos seguís encerrado en tus propios pensamientos.
Indiferente.

Los cielos que miramos son cada vez más distintos.
Sus colores se diluyen en luz y oscuridad...

Ya nada es nuestro. Nada nos pertenece.
Tengo que entenderlo.

Pero...todavía.

Necesito un milagro, aferrarme a una esperanza.
Para no creerme muerta en este desierto asfixiante de cemento.
Para sentir que aún algo de amor nos queda.

viernes, 13 de julio de 2012

Más allá


Ella tuerce su camino, deja atrás sus asuntos pendientes.
Se desvanece en hojas oscuras, en la soledad de la noche.

Sin luces ni sombras que le recuerden quien fue,
sigue los pasos del viento.

Su mente se desliza en medio de la falsedad mundana
ignorando lentamente la tristeza que la rodea.

Sencaciones nuevas florecen dentro suyo,
despiertan tímidamente en su piel.

Las espinas se entierran muy profundo
en su corazón acartonado.
Sangran sus sentimientos, se desgarran sus ilusiones.
Mas ya no hay agonía.

La realidad destrozó la inocencia del ayer.
Sin embargo, a pesar de todo,
el dolor se diluye en aquella indiferencia lastimera,
tan humana y frágil.

Una bocanada de aire fresco invade por completo su ser.
Ya no hay vacío ni espera en su mundo de ceniza.

Sus labios sonríen, mientras contempla su cielo
por última vez...
Más allá el tiempo poco importa.

jueves, 28 de junio de 2012

Si tan sólo te acordaras de mí...



La tristeza irreversible y certera me habita.
Se arrastra con cautela, desbarata mi razón.

Las lluvias me dominan al contacto con mi alma.
Las ramas oscuras se asfixian de tanto encerrarse en sí mismas.

Retrato fugaz de una incoherente sin solucíón.
Devenir solitario que se cuela en escenarios absurdos.

Me oculto en medio de pesadumbres errantes.
Espero rodeada de una paz difusa e irritante.

Lloro cuando nadie me ve...
para aplacar a la desolación,
a los sueños que se me escaparon en el olvido.

Invisible permanezco ante tus ojos.
Sin detalles que te hablen de quien soy.

No hay rosas de aroma dulce ni calidez en tus labios.
La melancolía recorre el inmenso espacio entre los dos.

Ojalá pudieras sentirlo, llegar a comprender...
este amor imperfecto que guardo dentro mío.

Si tan sólo te acordaras de mí.

martes, 29 de mayo de 2012

Mi mundo

“Mi mundo se bifurca en numerosos caminos; desaparece en pequeños matices de un cielo tan ajeno y tan cercano a la vez.
Mi mundo es una utopía de lo que podría ser la vida de no tener límites impuestos por el deber ser, por todo aquello que los demás consideran correcto y sensato.
Curiosidad constante de quien vive encerrada dentro de su alma. Invisible…nadie me distingue en la penumbra.
Hermetismo que convive conmigo desde que comprendí que busco algo diferente. Un paraíso inmerso en sueños rotos, anhelantes de estrellas fugaces, carentes de espejismos.
Deseo con todas las fuerzas de las que soy capaz, con una esperanza irremediablemente inútil que terminen los días oscuros. Esos que me habitan y me corroen la sensibilidad.
Mientras los momentos se suceden sin cambio alguno, escribo perdida en el silencio rutinario. Entonces, sin sorpresa alguna, el viento helado roza mi cara. Con delicadeza seca algunas de mis lágrimas, enterradas desde hace mucho tiempo.
A veces duele tanto el vacío; la realidad golpea muy fuerte el interior...”

Un nuevo amanecer. Brilla con un halo difuso la luz del sol. Se cuela en medio de mareas de personas con rostros ciegos, se diluye en voces que se confunden y corazones que se lastiman. Miles de ellos viciando el aire con sus latidos.
Ella los ve a todos, los percibe, mas no logra descifrarlos. Nunca pudo hacerlo.
Su mirada va más allá. Se disipa en las nubes, en el aire, en cada recoveco oculto de esta inmensa ciudad. Pero no hay escapatoria, hay que continuar con la farsa.
Tiene que mantener la sonrisa hipócrita y perfecta, aún cuando por dentro se le vayan muriendo las ilusiones y los deseos.
¿Por qué?

“Porque no hay opciones ni posibilidades para mí. Mi naturaleza errante, esa sensación permanente de desarraigo, no se condice con lo que todos esperan. No encaja en la supuesta normalidad. Después de fracasar tantas veces, decido aceptarlo.
Mis atardeceres, mis sentimientos, mis alas las guardo para siempre dentro mío.
Escondo mi mundo de los demás, dejo que poco a poco se desvanezca en la monotonía gris.
Hasta que un día quizás, ya no exista más.”

sábado, 12 de mayo de 2012

Espíritu libre



Sueño con volar muy alto, donde la lluvia no me alcance.
Imagino un lugar sin sombras ni sensaciones marchitas.
Donde las lágrimas de ese conformismo atroz y rutinario se disuelvan.

Busco cielos de cristal y ceniza; el destello de un otoño que no cese.
Anhelo una vida sin fronteras mientras la neblina me envuelve.

Interrogo al viento, al inmaculado silencio sobre este vacío que me señala.
Que me consume el alma y sin querer me acompaña.

Me gustaría que me sorprendieras, que por un segundo incierto me tomaras de la mano.
Sin nada ni nadie que nos opaque el camino, sin obstáculos aparentes.
Y errantes nos perdiéramos en el mundo gris y desolado.

Adoraría alejarme de todo y todos.
Simplemente bastaría con tenerte a mi lado.
Sólo los dos; sólo eso para ser feliz.

Y quizás…en ese momento comprendieras.

Cuan hermosa es la soledad del espíritu libre.

sábado, 28 de abril de 2012

Ya es hora


Lo supo en aquel segundo imperfecto de una hora cualquiera. O tal vez la respuesta se le fue colando poco a poco en sus pulmones, en cada uno de sus sentidos. Quizás las ideas y los sentimientos se le entremezclaron en esa confusa relación de los latidos y el ayer. Cuando esos ojos desconocidos se perdieron por una fracción de segundo en los suyos, pudo comprender que algo no funcionaba. Fue como si todo empezara de nuevo; se creía un extraño mirando su propio reflejo. ¿Qué era lo que, con tanta rabia, le nublaba su absurda y complicada razón?. No lo sabía.
Entonces, en pocos meses la vida se volvió un espejismo de su corazón alicaído. Días y días imaginando una sonrisa dedicada sólo a él; una mirada que le repitiera en silencio lo mucho que lo necesitaba. Noches anhelando al soñarla, que esa candidez que despertaba en su interior fuese cierta, verdadera, y no un engaño de su mente febril.
Lejos y cerca. Oculto, intentando atraerla hacia la luz intermitente; buscando alejar de la oscuridad a su alma distante y vacía.
“Quiero estar al lado tuyo” 
“Quiero esperarte siempre… olvidarme del resto del mundo en tus labios” 
 Tantos te quieros invisibles, tantas emociones confluyendo en su ser, reprimiéndose dolorosamente a cada momento.
 Decírselo...

 Decírtelo, hoy. Estás a escasos centímetros, desviando tu vista a cielos y paisajes diferentes. Fuera de mi alcance. No te conozco lo suficiente, incluso puede que me arrepienta en el futuro. La incertidumbre me desconcierta, renace mi inseguridad. A lo mejor estoy completamente loco y esta probablemente sea una humillación más entre tantas otras. Pero a pesar de eso, respiro hondo. El aire, el viento o quien sabe que extraña sensación de esperanza me conducen a vos. Siempre a vos. 
Te miro, como aquella primera vez que te cruzaste sin querer conmigo. Ya es hora.

martes, 10 de abril de 2012

Es tu beso y el hoy


Surcando las calles, los pétalos oscuros y marchitos.
Temblando sinceros, los labios en tímidos rincones de luz.

Dulzura implacable que gobierna mis noches sin memoria.
Encantadora tu voz que recorre las distancias para hallarme.

El tiempo y su reflejo nos desconocen, ignoran nuestro sentir.
Penares que se despedazan en pisadas y nuevos aires.

Imagino un mundo vivo, vacío de lastimosas sonrisas.
Donde vos y yo crucemos las miradas, lejos de la hipocresía.

Latidos, silencios, palabras no dichas.
Amor que renace en almas distintas, en los dos.

Te quiero. Es tu beso y el hoy.
Nada más hace falta.

sábado, 24 de marzo de 2012

Mirada


Mirada ajena que busca un cielo distinto del que todos conocen. Siempre separada del resto juega con rosas que sangran, pero no duelen. Deja que el viento se lleve sus ilusiones y aquellos sueños silenciosos, rotos de tanto imaginarlos.
Sentada en algún recoveco; esperando en miles de rincones parecidos. Sumergida en mundos de papel que no existen.
En busca constante de una voz que no la esquive. Que le muestre, aunque sea por unos segundos, un paraíso donde no haya que luchar por las lágrimas. Donde el amanecer sea compartido.
Hundida en inviernos que no saben de sentimientos ni abismos, aguarda con el corazón frío.
Si tan sólo se pudiera escapar de lo predecible y pasajero…cuanto daría ella por ser libre, fugaz y perceptible al mismo tiempo.
Toda una vida soñando en vano. Queriendo y no queriendo pertenecer.
Oscuridad acorazada en un diminuto reflejo de luna. Melancolía, oculta en palabras que nunca vislumbran las luces ni el color.
Siempre adorando al crepúsculo, a la lluvia, al aire sin dueño. A los versos que ya nadie lee ni recuerda.

¿Podrías ver más allá de lo que no soy?
¿Podrías tomar mi mano y no soltarla nunca más?

viernes, 16 de marzo de 2012

Silencioso penar


En el aire se respiran despojos de lluvias y llantos.
Mientras, el recorrer del aliento se pierde en suspiros de otoño.

El anhelo atroz de querer su compañía.
De buscar versos perdidos en su boca.

Inconclusos los vacíos que perforan mi esencia.
Imperante soledad que sobreviene al olvido.

Pero no quiero...
No quiero hundirme en la oscuridad de noches inciertas.

Necesito decírselo antes de que sea tarde.
Antes de que mis labios callen en pensamientos lo que siento.

Lo veo.
Lo escucho llegar.
Su presencia me supera. Me atraviesa, me traspasa el corazón.

Silencioso penar.
Imposible.

sábado, 25 de febrero de 2012

Parece que te amo...

¿Qué sería de mi mundo sin tu presencia encantadora?
Sin las inseguridades que me rodean al tenerte cerca...

Me pregunto a menudo si los corazones pueden ahogar sus latidos.
Si es posible reprimir los sentimientos, ocultar el nerviosismo.

Pero creo que es parte del misterio, del desafío.
Percibir o no las señales sutiles, presentes en cada palabra tuya y mía.

Nos reconocemos en cielos grises y lluvias contaminadas por la soledad.
Nos quejamos del destino y nada hacemos al respecto.

Y aún así…en esta interminable rutina, agobiante y enfermiza, lo sabemos.
Nos ronda, nos persigue.
Busca hallarnos en cada sitio escondido de la ciudad.

Siempre está ahí. Siempre aparece.
Las lágrimas se apoderan de mí si me falta.
Y las sonrisas te inundan la cara si se queda.

Incertidumbre y certeza, en un mismo arrebato, confundidas.
No puede negarse ya.
El mismo pensamiento invade nuestras cabezas.

Parece que te amo.

lunes, 13 de febrero de 2012

Algo sobre nosotros...


Adorada melancolía; susurro de aire que se cuela en mi alma.
Ensoñaciones pasadas que se hacen realidad en tus labios.

Acaricio tu corazón con palabras transparentes, llenas de sentimientos.
Busco a la inconstante luna, para verte reflejado en sus brillos difusos.

Siento la certeza invadiendo mi corazón, ayer vacío y distante.
No hay dudas de que a tu lado las reminiscencias ya no duelen.

Te espero sin miedos, entonces.
Aguardo tu abrazo, tu beso y tu mirada llena de luz.

Y las sonrisas vuelven a invadirme con ternura.
La esperanza crece y crece cada día.
Dentro mío la candidez desborda en versos que escapan con la brisa.

Después de tantas lágrimas y soledades...
es bueno saber que estás presente en todo lo que me rodea, siempre.

I love you more than anything in my life.

jueves, 9 de febrero de 2012

Ilusión


-¿Estás enamorada?

-Sí.

Y esos ojos femeninos, perdidos en la inconfundible melancolía de siempre lo miraron impasibles. Por que será que a uno le cuesta tanto distinguir las emociones, descifrar a las personas. Sin querer, ella se esfumaba en un hermetismo inaccesible; se diluía en sombras y oscuridades que él no podía atravesar.

-¿Puedo...puedo saber...?

Pero las palabras quedaron suspendidas en alguna hoja seca, fría y distante. Quería y no quería saber la respuesta.

-Del silencio.

Confundido, la miró por un instante. La brisa y las luces difusas de los faroles empezaron a rodearlos en el parque.

-Estoy enamorada del silencio sabes...de las hojas, del viento, de los días y las noches, de todas las cosas que veo, siento y escucho. De la lluvia, del sol y la luna.


Sin embargo, él continuaba sin comprender lo que le decía.

- Amo todas las cosas, porque todas ellas me recuerdan a él. Pero él no existe. No pongas esa cara por favor, no estoy tan loca.

Y rió con esa ternura tan suya, tan distinta. Despacio, empezó a jugar con su pelo, desenredándolo con los dedos.

-Lo veo pasar todos los días. Se sienta bajo este mismo árbol. Escribe sin importarle el resto; tan ensimismado en sus propios pensamientos, tan ajeno al mundo. Y yo lo imagino sonriendo, enojado, triste o alegre. Idealizo su vida de una y mil maneras diferentes. Pero, ya te dije, él no existe. Yo amo una ilusión. Quien sabe como sea en realidad...

-Quizás, si le hablaras.

Ella negó con la cabeza.

-Sería inútil. Los nervios me controlarían por completo, no podría ni siquiera mirarlo. Prefiero hacer durar esta ilusión, no quiero que se termine todavía. Tal vez esté equivocada, no sé. Pero prefiero estar cerca suyo, invisible, sin arriesgarme. Con tal de ver su mirada cada día me alcanza... ¿podes entender mi punto de vista?

Él observó una vez más sus ojos oscuros, mientras el nudo en la garganta se le hacía más y más insoportable.

-Si, te entiendo.


Y amargamente, sonrío. "Si supieras..."

Mientras, la luna se disipaba entre nubes a lo lejos.

viernes, 27 de enero de 2012

Nostalgia

Cuando la oscuridad acecha mis pensamientos, la esperanza
se desprende de mi corazón.

Me olvido de la ciega realidad que me rodea.
Dejo atrás las repeticiones vacías de vida y color.

Entonces, sin pensarlo, me pierdo en los silencios.
Anhelando con ilusión una sonrisa que se acuerde de mí.
Una voz que me busque en medio de la noches llenas de amargura.

Sueño con tus ojos vidriosos y distantes.
Con tus palabras olvidadas en alguna estación de tren.
Así la certeza se queda conmigo al menos un instante.

Y muy dentro mío, lo siento.
Estás presente.
Aguardando el momento oportuno para tomar mi mano.
Para acercarnos a lo que debió ser y no fue.

Sólo eso me alcanza. La lluvia nos limpia el alma, sabes.
Confunde nuestras pisadas.
Y en una única mirada lo decimos todo, una vez más.
Ya sin lágrimas ni tristezas.

Nostalgia de un amor.

sábado, 21 de enero de 2012

Olvidada en el viento...

Algunas lágrimas se desprenden sin querer en la soledad nocturna.
Me consume el silencio irritante, odioso y triste.

Ausente. En viejos cajones de desesperanza y desolación.
Los minutos mezquinos atraviesan mi sombra con su indiferencia.

Somos extraños los dos, tan encerrados en un sueño de cristal y ceniza.
Nos hallamos inmersos en un ideal perdido; ajenos en nuestras propias ficciones.

No hay alas que me liberen del inevitable final.
Mientras mis sentimientos se resquebrajan,
suplican por un destino diferente.

Tarde. Me levanto y sigo adelante.
Camino sobre la arena susurrante.

Inútil entonces llorar.
Por aquello que no fue, que ya ni es, que nunca será.

Dejo que el viento borre mis pasos, los recuerdos,
y tu amor.

jueves, 12 de enero de 2012

Lágrimas


Odio la monotonía que nos invade día tras día,
que nos asfixia el alma.

La rutina atroz, el deber ser,
el círculo vicioso que nunca se termina.

Sueño en silencio con un mundo lleno de contradicciones,
donde la única certeza sea una absurda ilusión.

Quiero recorrer miles de lugares diferentes;
alejarme de la misma agonía de siempre.

Deseo conquistar la libertad que muchos no suelen ver.
Respirar aquel aire de incertidumbre y desafiar al porvenir.

Vivir con intensidad,
sin importar los soles o las lunas que se sucedan en el camino.

Ya no quiero encierros ni repeticiones grises y vacías.
Anhelo el sinrazón de volar muy lejos...

De un corazón que ya no llore por lo que nunca fue.

lunes, 2 de enero de 2012

Fragilidad


Las luces oscilan dubitativas; permanecen suspendidas por un segundo en aquella delgada línea entre la realidad y la fantasía.
Silencio. Tan abismal y familiar a la vez.
Deseo, con el alma quemándome por dentro. Que la oscuridad no acabe arruinando por completo al corazón. Al insensible dentro mío que muere latido tras latido.
Espero, sumida en una indiferencia que lastima. Anhelando que un día me mires con ojos cristalinos. Sin la niebla engañando tu razón. Sin sombras que opaquen tus sentidos.
Y al final, quizás gracias a la conducta errante del destino, entiendas.
Cuan ajena me encuentro del mundo, de la gente, de este tiempo que me toco vivir.
Donde la comprensión no existe y la comunicación se desvanece.
Mientras la verdad inevitable se desliza entre retazos absurdos de cielo y paraíso inconclusos.
Y la agonía...que nunca se aleja.
¿Estarás a mi lado siempre? Tiendo a preguntármelo en la noches de insomnio, en los momentos en que los pensamientos rotos vuelven.
Perdón si todavía la inseguridad me domina. A veces siento que la confianza y las certezas no están hechas para mí.
Sin embargo, a pesar de todo, lo intento.
Pido porque el sueño nunca me abandone.