Seguidores

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Miedo

Pálidos reflejos de un cielo plomizo, indiferente.
Sin retorno posible, sigo el camino del viento.

Respiro de nuevo el aire envenenado, plagado de incoherencias.
La amargura me encuentra esperándola, como tantas otras veces.
En soledad absoluta.

Frustraciones y desencantos, acechándome.
Y ese adorado vacío que no cesa.
Quisiera acabar con esta ceguera absurda que me rodea.
Liberarme de la fragilidad latente.

Pesadillas que renacen con la lluvia indolente.

Por favor...
Escucha los sinrazones del corazón frío y distante.
Abrí los ojos.
Mira a quien se oculta tras la sombra.

Reacciona.
No permitas que la coraza de hierro te confunda,
que la falsa perfección te envuelva.


Tengo miedo, sabes...
De que mi verdadero ser te aleje definitivamente.
De valer tan poco para vos, que necesites olvidarme.

No quiero despertarme un día y descubrir que perdí tu sonrisa para siempre.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Lost

Las melodías siempre me transportan a un lugar alejado, escondido en mi mente febril. Anhelado en penumbras de recuerdos sin retorno. Es en ese sitio oculto por las sombras donde aquellos espejismos dentro mío cobran vida.
Escribo, entonces. Con la ilusión vana de olvidarme del olvido. De la mediocridad propia que me impide respirar, que convive conmigo día tras día. Mientras, el sueño agoniza silencioso e imperceptible. Hundido en aquel mutismo atroz de otros tiempos. Tan inhumanamente natural.
Sin embargo, a veces me sorprende un suave murmullo. El frágil aleteo de una mariposa. Tan libre... a la espera de la suave brisa.
Alas. Libertad.
Esperanza que aún sobrevive al presente.
En un breve suspiro, me invade el deseo cruel de ser como ella. De habitar un cielo diferente, lleno de matices, de luces difusas. Imposible.
Me ahogo en esta tristeza, confinada sin remedio a mi misma. Esta desolación me habita, me corroe el alma.
Inevitables la rutina repetida, descartable; la odiosa normalidad.
Muero lentamente. Envuelta en una monotonía que asfixia. Ausente, solitaria.

Sin pertenecer.
Excluida del mundo.

Lost in paradise...