Seguidores

domingo, 31 de julio de 2011

Y el tiempo que se va...


Camino en armonía con el viento...vacía de resentimientos y dolores.
Paso a paso. Y entre las sombras te descubro.

LLenos de errores los dos. De incertidumbres y destinos sin respuestas.
Corazones palpitantes, buscándose en medio de la fría soledad.

Sé. No dudo. Espero.
Y tu abrazo se transforma en esa dulce realidad que en las noches de invierno persigo.

Te amo. Te amo. Te amo.
En susurros te lo repito. Y tu sonrisa me ilumina el alma.

Tu calidez, el roce de un beso, tu compañía.
Esa es la única felicidad que necesito.

Dejo de ser lo que no quiero ser.
Y vuelvo a renacer en esperanza al lado tuyo.

Mi vida ya no es vida sin tu presencia.
Y el tiempo que se va. Pensándote.

Amor.

viernes, 22 de julio de 2011

Mínima

Razonamiento inconcluso; corazón sin latitudes ni barreras.
Sin embargo, la inmensa tristeza corrompe los latidos.

Diminuta al lado tuyo.
Soledad y lágrimas en medio del vacío nocturno.

Mi voz no existe. Se disipa en la lejanía del recuerdo.
Resplandor. Luz de una persona que no soy.

Entonces la busco. A aquella olvidada de mirada perdida, sombría.
En las noches sin luna aún puedo sentir su llanto.

Melancolía de la que fui. Callada y sumisa. Dolor silenciado.
Quien todavía vive dentro mío; oculta en miserias y palabras no dichas.

Quien esperó en vano una sonrisa incierta. Una salvación imposible.

Inútil. Siempre distinta.

Mínima.

lunes, 11 de julio de 2011

Promesa

Árboles sumisos a los designios del otoño
que pierden sus hojas en el vaivén interminable de la brisa.
Escucho atentamente. Son tus pasos los que se acercan a mí.

Emoción palpitante, nerviosismo en pleno estallido.
Y la calidez de tu mirada confundiéndose con la timidez de la mía.
Pensamientos que se entrecruzan en un mismo latido.

Confesiones. Sentimientos revelados.
Tus manos acarician con ternura mi rostro helado;
el suave contacto me devuelve la sonrisa.
La incertidumbre se disipa.

Intensidad de un momento que florece en nuestras palabras.
Murmullos; el viento y una rosa que taciturna renace.

Sólo dos.
Ajenos los silencios; la vergüenza, marchita.
Adiós al sinrazón, a las dudas y el olvido.

Certezas, alma mía.
Esperanza sin destellos de tristezas.
Promesa de una vida al lado tuyo.

martes, 5 de julio de 2011

Daydream


Contemplo tus facciones mientras estás dormido. Entonces te acaricio la frente; sonreís y la ternura te invade la piel. A oscuras, en silencio, me pregunto como es que sucedió. Me abrazas fuerte, inconsciente aún de lo que nos deparará el futuro. Pero se ve tan lejano, que es mejor no preocuparse por él. Lo único que necesito es sentir tu respiración al compás de la mía. Sólo eso.
La sensación de que basta con mirarte a los ojos para sentir esa felicidad anhelada por tanto tiempo en sueños.
Quiero tenerte a mi lado. Creer que las utopías superan a la realidades, a veces amargas y dolorosas.
Deseo...
Escuchar tu voz profunda, calmando mi corazón.
Besar tus labios amados en soledad.
Simplemente susurrarte un te amo que en manos del viento, te llegue sólo a vos.

Amarte.
Ensueño de mujer enamorada.