Seguidores

martes, 29 de marzo de 2011

Vacío

Ensimismada, en una oscuridad de muerte.
Anhelando una paz que no llega.

Eliminando recuerdos que duelen todavía.
Incapaz. De esperar al olvido.

Busco lo que desee ser una vez.
Lo que nunca fui.

La mirada cristalina que se perdió;
las heridas de indiferencia que permanecen en lo profundo
de lo que soy.

Imposible. El vacío no cede. No desaparece dentro mío.
Agonía.

El viento y la luna. Los únicos testigos.
Del llanto contenido en silencio, entre la gente.
De las lágrimas que se escapan siempre en soledad.

Quebranto de quien carece de ilusiones.
De alguien que nunca supo amar.

viernes, 18 de marzo de 2011

Ayer


Incógnita revelada en la oscuridad irremediable;
silencios de papel que giran en mi alma.

Flores y espinas que hieren mi corazón.
Azul, celeste; sonrisa olvidada.
Ayer de otra mirada mía, de un atardecer que se va.

Extraño...
los días de antes.
La inocencia perdida, las lágrimas sin razón.

Extraño...
los ojos distintos.
La serenidad absurda, los arrebatos de un soñador.

Penumbras y sombras. Soles escondidos.
Tristeza ajena que resurge en mi voz.

Busco nuevamente los retazos de otras vidas.
De otros destinos, de ilusiones de amor.

Espero que otros colores se fundan en el tiempo,
mientras solitaria busco en el ser que ya no soy.

sábado, 5 de marzo de 2011

Siempre...

Toda la vida soñando.
Con encontrarlo.

Largas noches en vela.
Pensando en el cómo, el cuándo, el dónde.
Imaginando mil escenarios diferentes.
Inútilmente.

Equivocada. Esas cosas no se planean.
LLegan solas, sin aviso.

Es en la mirada que ya no es ajena.
En las caricias silenciosas, en los besos perdidos
en absoluta penumbra.
En las palabras distintas que se escapan de tu boca.

Cerca o lejos tuyo. No importa.
Aún así existe; late y vive intensamente.

El lazo que nos une.
Desde siempre.
Desde antes de saber que nos pertenecíamos.

Hoy sueño. Con cada gesto, con cada sonrisa tuya.
Y no existen ni vacíos, ni tristezas que puedan
acabar con el sentimiento.
Reminiscencias; recuerdos amargos olvidados.

Amo.