Seguidores

lunes, 24 de enero de 2011

Sentimiento...


Todo perfecto...todo en su lugar.
Todo infinitamente luminoso y frágil a la vez.
Tan mío y tan fácil de destruir.

Segundos. Simples minutos en los que lo correcto se desvanece.
Se corrompe, se desliza suavemente entre lo que es y deja de ser.

Ver más allá. Imposible.
Ceguera inocente, aceptada.

Roto. Ausente. Vivo.

No hay explicación. La sensación es indefinida.
Soledad del intento de escritor que se encierra en sus propias palabras.

Mudo. Lejano. Absurdo.

Y el cielo. Me sonrie...no, error.
Se burla de mi inseguridad.
De mis sinsabores y ensueños.

Corazón derrotado. Alma censurada.

Implacable, me aniquila el sentimiento.

jueves, 13 de enero de 2011

Te necesito...


Necesito que me mires y te olvides de todo lo que sos.
Por un momento, alejáte de lo que tu mente,
tus pensamientos te dicten.

Dejá atrás todo lo que viviste.
Sólo te pido que por esta vez comiences de nuevo, conmigo.
Que me ayudes a borrar la amargura de otros días.

Dame una razón para cambiar de aire.
Para irme a un lugar distinto.
Donde no me sienta vacía.
Donde la luna me regale un instante
de paz.

Necesito creer que los sueños pueden cumplirse.
Que no son ilusiones vanas, idiotas.

Hay veces en que duele. Y la soledad es inevitable.
Perdonáme por no brindarte mi mejor faceta en esos días de tristeza.

Tiempo. A lo mejor es cuestión de tiempo.
Para renacer, para acabar con la agonía siempre presente.

Rara incertidumbre. Dolor inconfundible del alma.
Imperfecta.
Aún así te amo. No sé si como debiera. Pero no dudes que te amo.
A mi manera.

Y amándote, te necesito. Para estar completa.