Seguidores

jueves, 8 de diciembre de 2011

Today

En las hojas distantes me olvidé del pasado doloroso.
Dejé atrás las dudas que nublaban mis pasos y mi corazón.

Por primera vez, confié plenamente. En tus palabras, en tu sonrisa.
En el sonido distinto de tu voz.

Me alejé de las tristezas, mientras entrelazabas tus manos con la mías.
Deseando en silencio que ya no fuera un sueño.
Para que se convirtiera en nuestra realidad.

Decidí seguir tu mirada…creer en la esperanza de los sentimientos.
Y sin querer, tu abrazo despertó en mí un sinfín de latidos diferentes.

Pude sentir como cada pequeño detalle de mi vida invisible cobraba importancia.
Por vos, valía la pena despertar cada día. Vivir cada momento, perderse en las estaciones azules…

Y la felicidad se posaba tímidamente en mi alma.
Borrando cada ínfimo retazo de incertidumbre, de quebranto y amargura.

Hoy.
Tus labios no me mienten.

Te amo y aún no puedo decirlo directamente sin que los nervios me invadan por dentro.
Pero segura lo repito.

Te amo sin duda alguna y te espero.
En el viento, entre los árboles, en aquel jardín que nos vio florecer.

Te amo y soy tuya para siempre.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Miedo

Pálidos reflejos de un cielo plomizo, indiferente.
Sin retorno posible, sigo el camino del viento.

Respiro de nuevo el aire envenenado, plagado de incoherencias.
La amargura me encuentra esperándola, como tantas otras veces.
En soledad absoluta.

Frustraciones y desencantos, acechándome.
Y ese adorado vacío que no cesa.
Quisiera acabar con esta ceguera absurda que me rodea.
Liberarme de la fragilidad latente.

Pesadillas que renacen con la lluvia indolente.

Por favor...
Escucha los sinrazones del corazón frío y distante.
Abrí los ojos.
Mira a quien se oculta tras la sombra.

Reacciona.
No permitas que la coraza de hierro te confunda,
que la falsa perfección te envuelva.


Tengo miedo, sabes...
De que mi verdadero ser te aleje definitivamente.
De valer tan poco para vos, que necesites olvidarme.

No quiero despertarme un día y descubrir que perdí tu sonrisa para siempre.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Lost

Las melodías siempre me transportan a un lugar alejado, escondido en mi mente febril. Anhelado en penumbras de recuerdos sin retorno. Es en ese sitio oculto por las sombras donde aquellos espejismos dentro mío cobran vida.
Escribo, entonces. Con la ilusión vana de olvidarme del olvido. De la mediocridad propia que me impide respirar, que convive conmigo día tras día. Mientras, el sueño agoniza silencioso e imperceptible. Hundido en aquel mutismo atroz de otros tiempos. Tan inhumanamente natural.
Sin embargo, a veces me sorprende un suave murmullo. El frágil aleteo de una mariposa. Tan libre... a la espera de la suave brisa.
Alas. Libertad.
Esperanza que aún sobrevive al presente.
En un breve suspiro, me invade el deseo cruel de ser como ella. De habitar un cielo diferente, lleno de matices, de luces difusas. Imposible.
Me ahogo en esta tristeza, confinada sin remedio a mi misma. Esta desolación me habita, me corroe el alma.
Inevitables la rutina repetida, descartable; la odiosa normalidad.
Muero lentamente. Envuelta en una monotonía que asfixia. Ausente, solitaria.

Sin pertenecer.
Excluida del mundo.

Lost in paradise...

lunes, 31 de octubre de 2011

Amarte


Mis alas estaban rotas.
Sin brillo alguno el cielo y mis pasos, perdidos en el viento.

Mis sueños, escondidos en fríos remolinos de hojarasca.
Sumiso, esperaba el tiempo; ausente en desesperanza.

Cristales de luna aguardando expectantes en el alma.
Agónica armonía desvelando mi inservible razón.

Entonces.
Sólo en aquel entonces.
Tuvimos que encontrarnos en ese ayer.

Atravesar miles de oscuridades y vacíos.
Hasta hallarnos en ese momento.

En el que no hubieran dudas, ni pesares, ni abismos.
En el que esas dos palabras borraran la tristeza y la soledad.

Dormís, ajeno a todo. Mientras me abrazas, el amor nos acaricia los labios.
Sonrío sin que me veas.

El sentimiento no miente.

Te amo.

Y en silencio te lo repito una vez más, en un susurro que te llegue sólo a vos.

martes, 25 de octubre de 2011

Ajenos

Las horas del reloj se atrasan y disuelven lentamente ante su ausencia.
Mientras, simulo vivir una vida que no es vida sino estoy a su lado.

Creo en sus sonrisas, sus besos, sus palabras.
Y al mismo tiempo, aún tengo dudas de que sea cierto.

¿Por qué?

En la penumbra puedo percibir su silencio.
Aquel esbozo de amargura en la comisura de su boca.
En sus ojos distantes y ajenos a la realidad.

Quisiera hallar una señal de que puedo entender su alma.
Misterio.
Siempre tan lejos de mí...
Tan invisible.

No quiero perderte.

Acaricio su rostro. Le digo al oído "te amos" de mil maneras,
todas ellas diferentes.
Espero, con la paciencia de la soledad.

Pero lo sé.
Muy en el fondo lo siento y esa verdad me aterra.

Ya no es amor.

Nunca lo fue.

jueves, 13 de octubre de 2011

Luna mía

En murmullos crepusculares, los destellos renacen silenciosos.
Ya no importan. Carecen de sentido completamente.
Todas aquellas lágrimas derramadas creyéndome olvidada en la oscuridad.

Brillan más que nunca. Con una intensidad nueva y azul.
Miles de luces desperdigadas por el cielo nocturno;
estelas y cometas anhelando encontrarse.
Como lo soñé siempre, bajo lluvias intermitentes
en otoños errantes y primaveras ajenas.

Distancia. Tiempo que no alcanza.
Y aún así...los escucho en medio de la soledad.
Nuestros latidos.
Nada ni nadie puede acallar sus sonidos.
Al unísono, revelan más de lo que nuestros labios dicen.

Lo que somos y seremos.
Besos y sonrisas que se suceden en el tiempo.
Certezas que se funden en innumerables recuerdos.
Como lo soñé siempre, sumergida en pesares
entre hojas secas y flores marchitas.

Luna que florece. Luna mía.
Amor correspondido.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Escribir hasta el final...


Ensoñación de quien siempre quiso volar muy lejos.
A un sitio sin lágrimas y sin sombras.

En un suspiro gris, me pierdo en la pesadilla de este infierno.
Queriendo hallar ese anhelo que permanece oculto en mí.

Amo las palabras y los sentimientos reflejados en un claro de luna.
Quiero lo que no tengo. Aquello que no soy capaz de lograr.

La felicidad de una vida efímera, vivida intensamente;
llena de los riesgos y arrebatos de un soñador.

Deseo el dolor y la locura de la poesía,
plasmada en papeles de mil colores diferentes.

Y sin barreras, recorrer el infinito silencio.
Hallarme. Hallarlo entre la gente.

Ese sueño de escribir hasta que deje de latir el corazón.
Hasta que el cuerpo sea sólo oscuro polvo.

Escritura en paz absoluta. Con melodías cubriéndome el alma.
Con la sonrisa reflejada en lo que adoro.

Un verso, un poema.

Un amor.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Nada me queda...


Pisadas envueltas en hojas secas, olvidadas por el tiempo.
Distante, la ciudad se desvanece en cicatrices y en llanto.

Lo que nunca fue se pierde en el inmenso vacío.
Lo que nunca será, agoniza dentro del alma.

Y el corazón invisible, escondido en la luna de cristal y ceniza.
Desamor ruinoso que acabó con mi anhelo y me dejó sólo abismo.

Gotas de rocío; acallando mi dolor en traslúcidas sonrisas.
Incoherentes la espera y la esperanza.

Miserias que habitan soplos de aire fresco, lejanos.
Incertidumbres y oscuros silencios.

Nada me queda.
Ni siquiera el recuerdo de tus besos.

Ni siquiera una mirada tuya...

jueves, 22 de septiembre de 2011

Miracle

Silencios mutuos.
Mientras tanto, latido tras latido, el amor se escapa del corazón.

¿Cómo decírtelo? Incapaz de expresar mis sentimientos.
Inseguridad de quien vive ausente entre las sombras.

Poco es el tiempo compartido; cercanía tan lejana.
Tan ínfima la compañía; irreversible y absurda la espera.

Quisiera robarte unos segundos más de tu espacio.
Donde el siempre no sea una ilusión falsa, ficticia.

Adoraría un verso tuyo y mío.
Un camino juntos y en soledad.

Una esperanza. Creer que la realidad es una mentira.

Sueño siempre con olvidarme de las amarguras.
Con no sentir este oscuro vacío.

No lo ves. Y esa ceguera es la que más duele.

Monotonía.
Tu ausencia.

Y las lágrimas que no cesan.

Milagro.

sábado, 10 de septiembre de 2011

In my heart


Invisible en pequeñas gotas de lluvia.
Viajo. En un susurro imperceptible; infinito y fugaz.
Perdida en remolinos de hojarasca.
Ausente en el hálito de la brisa nocturna.

Los árboles te acompañan en el silencio, en tus pasos desatentos.
Tu mirada se desvía una y otra vez en el cielo plomizo.
Anhelas. Y en cada anhelo se desdibuja una tristeza.

Sentimientos que renacen en el suave contacto.

Me ves. Y la certeza recobra fuerza.
Todavía es inconquistable para vos la seguridad del amor.

Nunca dudes.
Siempre estoy presente en vos.
Siempre estás presente en mi.

No hay segundo en que esa mirada tan tuya no se cruze en mi memoria.
No hay minuto en que un dejo de nostalgia no se escape de mis labios.

Te amo y te espero.

Siempre.
In my heart.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Adiós...


Espero silenciosa. Mientras lloro por lo que ya no es.
Las luces intermitentes anuncian la despedida de la tarde.

Lo sabes tan bien como yo. La incertidumbre es un simple desvarío del penar.
Duele reconocer que los lazos se perdieron.
Que el sentimiento se desvaneció.

Las sonrisas, los besos, las caricias.
Todo parece un recuerdo vacío; nebuloso y arruinado por el tiempo.
Aquel viejo asesino de ilusiones y arrebatos.

Quizás...
Nadie tuvo la culpa esta vez.
Quizás...
Nunca fue amor.

Te abrazo, consciente del olvido que se aproxima.
De las lágrimas que todavía tendré que derramar.

Pero lo aceptamos. Aún a pesar de todo.
Miradas y una insulsa melancolía.
La misma luna. Sólo nosotros somos distintos.

Adiós.


viernes, 26 de agosto de 2011

To be with you


Desvelos absurdos de una insensata que te piensa.
Sensibilidad sin luces. Despojos de un cielo azul.
Estelas sin claves ni espejismos.

Quiero que se sucedan los días incoherentes con rapidez.
Que la imperfecta continuación de las noches se desvanezca.

Mis pies tropiezan en medio de la inseguridad que nos separa.
Decírtelo de una vez. Olvidarme de la timidez que me persigue.

Dejar atrás los silencios, esa incapacidad de hablar tan mía.
Tan amada por vos sin saberlo.

Todavía me cuesta comprenderlo.
Y aún así...espero con ilusión aquel segundo.

Ese infinito segundo en que el pétalo roce el asfalto marchito.
En que tus ojos sean míos de nuevo.
En que tu sonrisa se pierda susurrante en el viento.

Aguardo ese fragmento de instante en el que estés a mi lado.

Entonces, felizmente sucede. Tu abrazo me envuelve.
Tus labios no se alejan.
Realidad que reina el inmenso espacio.

Just to be with you.
That´s all I need.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Con la lluvia...

Con la lluvia las lágrimas desaparecen.
Agua confundida en retazos de primavera.
Inmersa en oscuras sensaciones; en una frialdad sin respuesta.

Queriendo hallar ese sueño que murió antes de ver la luz del sol.

Melancólica y en silencio.
El alma que no sabe a donde ir.
Sombras indolentes.

En las noches trato de comprender tantas cosas.
Y todo queda en la nada. Continuar.
Con la monotonía repitiéndose en mi cabeza,
en mis latidos una y otra vez.

Entonces se oye con nitidez. Débil, pero allí está presente.
El pedido desolado.
Ya no quiero llorar más.
Ya no quiero este vacío dentro mío.


¿Cuándo, cómo, dónde terminará el dolor?

Cuando deje el abismo atrás...

En libertad, sin la cobardía inundando mi razón.

Lejos...sin retorno a este infierno atroz. Mudo e imperceptible.

Con la lluvia de un adiós a quien no soy.




miércoles, 10 de agosto de 2011

Forget


Mis recuerdos se oscurecen, se disipan, se susurran unos a otros sentimientos sin retorno. Vivos y muertos a la vez, intentan subsistir entre millares de pesares y deseos.
Me desvelo a veces, sabes. Pensando en las posibilidades de una ausencia.
Me gustaría perderme en lugares diferentes, sin noción alguna de la realidad. La confusión de no ser en la lejanía me parece sumamente interesante.
Si tan sólo pudiera. Caminar por ciudades de papel, de cal, de arena. Sin rumbos ni destinos prefabricados.
Simplemente acompañándome por la soledad distante. Dejarse llevar. Guiarse por el aroma a lluvia y rosales mal podados.
Olvidarse de lo correcto, de lo que impone el resto.
Si tan sólo se pudiera vivir del aire, del agua, de la paz intermitente. Sin dejo alguno de esa tristeza que siempre vuelve. Sin aquella agonía inevitable que implica el yo de adentro. El que nadie quiere ver. Sin lagrimas que duelan.
Con una mente llena de reminiscencias y un corazón pleno de desamor.

Forget.

domingo, 31 de julio de 2011

Y el tiempo que se va...


Camino en armonía con el viento...vacía de resentimientos y dolores.
Paso a paso. Y entre las sombras te descubro.

LLenos de errores los dos. De incertidumbres y destinos sin respuestas.
Corazones palpitantes, buscándose en medio de la fría soledad.

Sé. No dudo. Espero.
Y tu abrazo se transforma en esa dulce realidad que en las noches de invierno persigo.

Te amo. Te amo. Te amo.
En susurros te lo repito. Y tu sonrisa me ilumina el alma.

Tu calidez, el roce de un beso, tu compañía.
Esa es la única felicidad que necesito.

Dejo de ser lo que no quiero ser.
Y vuelvo a renacer en esperanza al lado tuyo.

Mi vida ya no es vida sin tu presencia.
Y el tiempo que se va. Pensándote.

Amor.

viernes, 22 de julio de 2011

Mínima

Razonamiento inconcluso; corazón sin latitudes ni barreras.
Sin embargo, la inmensa tristeza corrompe los latidos.

Diminuta al lado tuyo.
Soledad y lágrimas en medio del vacío nocturno.

Mi voz no existe. Se disipa en la lejanía del recuerdo.
Resplandor. Luz de una persona que no soy.

Entonces la busco. A aquella olvidada de mirada perdida, sombría.
En las noches sin luna aún puedo sentir su llanto.

Melancolía de la que fui. Callada y sumisa. Dolor silenciado.
Quien todavía vive dentro mío; oculta en miserias y palabras no dichas.

Quien esperó en vano una sonrisa incierta. Una salvación imposible.

Inútil. Siempre distinta.

Mínima.

lunes, 11 de julio de 2011

Promesa

Árboles sumisos a los designios del otoño
que pierden sus hojas en el vaivén interminable de la brisa.
Escucho atentamente. Son tus pasos los que se acercan a mí.

Emoción palpitante, nerviosismo en pleno estallido.
Y la calidez de tu mirada confundiéndose con la timidez de la mía.
Pensamientos que se entrecruzan en un mismo latido.

Confesiones. Sentimientos revelados.
Tus manos acarician con ternura mi rostro helado;
el suave contacto me devuelve la sonrisa.
La incertidumbre se disipa.

Intensidad de un momento que florece en nuestras palabras.
Murmullos; el viento y una rosa que taciturna renace.

Sólo dos.
Ajenos los silencios; la vergüenza, marchita.
Adiós al sinrazón, a las dudas y el olvido.

Certezas, alma mía.
Esperanza sin destellos de tristezas.
Promesa de una vida al lado tuyo.

martes, 5 de julio de 2011

Daydream


Contemplo tus facciones mientras estás dormido. Entonces te acaricio la frente; sonreís y la ternura te invade la piel. A oscuras, en silencio, me pregunto como es que sucedió. Me abrazas fuerte, inconsciente aún de lo que nos deparará el futuro. Pero se ve tan lejano, que es mejor no preocuparse por él. Lo único que necesito es sentir tu respiración al compás de la mía. Sólo eso.
La sensación de que basta con mirarte a los ojos para sentir esa felicidad anhelada por tanto tiempo en sueños.
Quiero tenerte a mi lado. Creer que las utopías superan a la realidades, a veces amargas y dolorosas.
Deseo...
Escuchar tu voz profunda, calmando mi corazón.
Besar tus labios amados en soledad.
Simplemente susurrarte un te amo que en manos del viento, te llegue sólo a vos.

Amarte.
Ensueño de mujer enamorada.

lunes, 27 de junio de 2011

Looking for you...my heart.

Si tan sólo pudieras verte. Perdido, sin retorno posible. Buscas algo que ya no existe. Que tal vez no se encuentra en este lugar frío, oscuro. Tu verdadero yo. Tus deseos quizás; algunas ilusiones del pasado. Pero estás vacío. Sumido en la soledad de las calles, con tus sueños rotos. Caminas arrastrando a tu paso las hojas secas, alejadas de la plenitud de otros días.
Reflejos de agua. Lágrimas azules que viste rodar también por su cara. Esas facciones que no se van de tu mente febril. Que cuestionan la poca razón que te queda.
Desesperado en silencio; queriendo borrarla de tu recuerdo. Y al mismo tiempo, en el fondo de lo que llamamos alma, queres retenerla. No darle nunca su libertad. Cortar sus alas y mantenerla cautiva de tu amor.
Sin embargo sabes que es un delirio intentar algo así. Sabes perfectamente que debes seguir adelante. Dejar de ser lo que fuiste a su lado. Renacer sin cicatrices.
Y mientras cruzas despacio, en gris ausencia, los sitios donde la viste por primera vez; donde sus labios fueron tuyos, te preguntas a cada minuto, a cada instante:¿Por cuánto tiempo más...?
No puedo decírtelo. Me tiene que dejar de doler tu dolor. Me tengo que olvidar de la tortura que te producen sus ojos queridos. La única forma de sanar, de recomponerme y ser más fuerte que antes, es soportando la agonía. Noches repitiéndose. Lunas quebrantándose en amaneceres sin luz. Lentos resplandores de mañanas que tienen que sucederse para poder continuar la vida; tu vida.
Entonces... tal vez finalmente el momento llegue. Con suerte pueda volver a sentir; vos puedas volver a sentir.
Pido porque así sea.

Tu corazón.

martes, 21 de junio de 2011

Certeza


Luna sin destellos ni amarguras latentes.
Silenciosas, las miradas se deslizan por el cielo nocturno.
Y las lágrimas...
ellas se perdieron en la profundidad del viento.

Entonces, nuestros ojos se divisan.
Te tomo la mano. Y puedo sentir la calidez de la tuya.
Caminamos despacio; juntos en la misma dirección.

Queda mucho por recorrer. Pero poco importa.
Si estás conmigo, carecen de sentido las tristezas;
sólo necesito que me acompañes en tus pensamientos.

Me recuesto en tu hombro.
Sonrío. Puedo escuchar los latidos de tu corazón en medio de la oscuridad.
La felicidad no parece un imposible; un sueño lejano.

Simplemente basta con tenerte cerca mío.
Amarte sin pensar en el mañana.
Vivir el hoy con intensidad.

Certeza. Ya nada puede separarnos.
Y el sol se vislumbra, muy cerca de nuestro corazón.

Te amo.

martes, 7 de junio de 2011

Nunca me sueltes...

Insensatez. Desequilibrio emocional.
La lluvia me desconcierta con su suave resonar.
Inconstante el sentimiento.
Cielos sin dueño ni razón.

Luna intermitente que desafía mi penar rutinario.
Y empiezo a creer, con los ojos entrecerrados.
Con flores azules cubriéndome el alma.

Extraños somos. Desconocidos.
Pero aún así mi sentidos perciben
los diferentes latidos.

Te sigo. Lejos, muy lejos de la oscuridad.
Tu sonrisa irradia la luz que siempre busqué silenciosa.
Que en noches repetidas deseaba hallar.

Acaricio tu cara
como si fuera la última vez en este planeta.
Toco tus labios y tu mirada no se pierde.
Se queda junto a mí.

La calidez de ese lugar tan esperado en soledad
no me abandona.
Me invade de a poco;
se cuela despacio en mis anhelos olvidados.

Te abrazo. Sin conciencia de la realidad.

Sueño.
Nunca me sueltes por favor.

lunes, 30 de mayo de 2011

Despertar

Signos de días que se asemejan.
De almas que no se comprenden.

Sigo aún perdida, en fría ausencia.

Mis pensamientos se detienen en las incoherentes palabras
que se desprenden de mi boca.

Expresarme; dejar volar oscuridades y sonrisas
que se suceden de manera cotidiana.

A veces es en vano. Páginas vacías, que ni siquiera despertaron.
Enfoques opuestos dentro mío.
A veces me pregunto si realmente estoy presente en mi propio ser.

Mi querida estación: robada.
Sueños rotos. Tan lejos de mí.
Algo que me genere una ilusión. ¿En dónde puedo hallarlo?

Creo saberlo.
Y en ese instante...
Cuando las palabras fluyan sin detenerse.
Cuando sean puramente mías.

Tendrá sentido mi amado sinrazón.

miércoles, 25 de mayo de 2011

If only...


Es complicado. Sumamente difícil hacerme entender por los demás. Inexpresiva, siempre abrazo al olvido, a la soledad, al llanto silencioso. Es parte de mi forma de ser. Esa frialdad de no pertenecer, de sentirme ajena y oscura.
Miro a las personas que recorren los mismos espacios que yo, pero no las distingo. Grises formas que no tienen ningún brillo diferente. O quizás sea yo la ciega de corazón.
Libros perdidos en mi memoria; ocasos y amaneceres efímeros. Cielos nocturnos y azules que me inspiran palabras, sentimientos que nadie escucha o percibe.
Camino entre las sombras; busco desencuentros que quedaron en algún rincón vacío, muerto en sonidos.
Adormecidos mis latidos.
Las cosas inesperadas, las sorpresas sin planificación alguna. Las amo. Creo que nunca tuve algo de eso.
Monotonía, voces repitiéndose una y otra vez. Las odio.
Y un sinsentido que necesita escapar. Fugaces lágrimas que precisan ver las luces de otros días.

¿Dónde? ¿Cuándo?
Espero un lugar, un momento que no llega. Que no existe.

Si tan sólo pudieras ver más allá de lo que no soy.

Si tan sólo...

domingo, 22 de mayo de 2011

De un soñador...

Contraluz y un sinfín de emociones.
En cada palabra invisible, en cada sentimiento expresado,
los latidos se propagan por todo mi ser.

Secretos...almas escondidas en cientos de pensamientos.
Lunas...y una sensación de tristeza que se pierde con vos.

Espejismos que torturan en vano mi corazón.
Anhelos que se desvanecen en el amanecer de un nuevo día.

Anochece. Y tu presencia silenciosa me vislumbra otra vez.
Tus ojos; destellos distantes.
Y esa sonrisa que cautiva mi razón.

Amor platónico irremediable.
De esos que uno debe y no puede olvidar.

Esperanza.
Como siempre, la espero. Una señal para mí.

Ilusiones. De un soñador.

lunes, 16 de mayo de 2011

Tristeza

Tu voz no me alcanza.
Las sombras no se disipan.

Repeticiones de llantos que abruman, que duelen.
Inseguridades que me alejan de ese alguien que quiero ser.

Incapaz. De amar tal vez.
Fría. Indiferente.
Sin esperanza alguna.

Son momentos. En los que la lejanía parece la opción acertada.
Encontrar un lugar donde no haya ni rostros
ni pasados conocidos.

Anhelo una libertad distinta en medio de la soledad.
Hallar, en la oscuridad, un resquicio de luz.

Y para ese entonces, quizás...
Pueda mirarte a los ojos sin sentir ese vacío dentro mío.

sábado, 7 de mayo de 2011

Vida Diferente


Siempre viajé perdida en la inmensa ciudad,
rodeada de gente invisible. Sumergida en dilemas sin sentido.

Buscando silenciosa. Esperando hallar un alma diferente.
Un poema recitado en soledad, en la noche oscura.

Una flor marchita, escondida en algún rincón.

Calles y calles recorridas en vano.
Vacías de sueños absurdos, de utopías incoherentes.

Rutinarias las voces, los esquemas armados.
Envuelta en esos planes prefabricados de la sociedad,
anhelo.

Una serenidad que no existe.
Una mirada que visualice la armoniosa imperfección.

Unos ojos...

Que no se hayan dejado enceguecer por las luces falsas.
Que todavía crean en la bohemia idea de una felicidad posible.

De una vida lejana, improvisada en el bello atardecer.

sábado, 30 de abril de 2011

Última lágrima...

Es la última lágrima que derramo en vano.
La última esperanza que lejana se pierde en sitios ajenos.

Nunca el dolor volverá a desbordarse
ni mi pena será evidente ante otros ojos.

Cansada. De repetir las tristezas, las soledades errantes.
Ironía. De alguien que no sabe como amar.

Intentos frustrados de comprender a la felicidad.
Aparentemente mía. Falsedad del alma que fragmenta mi razón.

Deseo. Comenzar en otra parte.
Una vida donde la amargura y el olvido condenen al ayer.

¿Dónde? No lo sé francamente.
Sólo espero al viento. Él me guiará.

domingo, 17 de abril de 2011

Alone

Inconquistables los caminos hacia un sitio lejano,
sin las huellas del ayer.
Y la vida. Fugaz, irreversible; serena y tristemente incierta.

Es en recovecos oscuros donde mi alma llora.
Por aquellos espejismos falsos, creados para seguir adelante.

Sonrisas ficticias. Esperanza en extinción.
Soledad que me acaricia el corazón azul.
Muerto. Sin latidos.

Me desvela.
Mas no son las angustias comunes de siempre las que me roban la voz.

Es el desencanto por continuar con la monotonía.
Con la persona que soy. Que odio ser.

Escapar. A una realidad extraña, ajena.
Donde mi yo desaparezca. Donde se anulen los sentimientos,
en vano aguardados.

Desearía por una fracción de segundo que las sombras no me torturaran más.

Respirar distintos aires, gentes, paisajes.
Buscar, sin plazo prefijado, ni metas, ni planes.
Los versos, las palabras, la lluvia.

Un lugar. Un instante.
Donde la vida me pertenezca.

domingo, 10 de abril de 2011

Nosotros

Mirarte y reconocerte en la oscuridad.
Sentir tu mano entrelazada con la mía.
Guiándome.

Sólo necesito que beses mis labios.
Que despiertes en mi el sentimiento latente.
Recordándome.

Esperarte...tenerte a mi lado.
Acariciar con ternura tu rostro.
Pensándote.

Me basta con abrazarte,
con extrañarte y sentir la alegría infinita de volver a verte.

Me alcanza con tener la certeza de que te amo más que a nada en el mundo.
Aunque las frases sean trilladas, comunes, repetidas infinidad de veces por mil bocas diferentes.

Necesito creer en nosotros.

Simplemente quiero perderme en el sueño de ser sólo dos.

Vos y yo. Siempre.

martes, 29 de marzo de 2011

Vacío

Ensimismada, en una oscuridad de muerte.
Anhelando una paz que no llega.

Eliminando recuerdos que duelen todavía.
Incapaz. De esperar al olvido.

Busco lo que desee ser una vez.
Lo que nunca fui.

La mirada cristalina que se perdió;
las heridas de indiferencia que permanecen en lo profundo
de lo que soy.

Imposible. El vacío no cede. No desaparece dentro mío.
Agonía.

El viento y la luna. Los únicos testigos.
Del llanto contenido en silencio, entre la gente.
De las lágrimas que se escapan siempre en soledad.

Quebranto de quien carece de ilusiones.
De alguien que nunca supo amar.

viernes, 18 de marzo de 2011

Ayer


Incógnita revelada en la oscuridad irremediable;
silencios de papel que giran en mi alma.

Flores y espinas que hieren mi corazón.
Azul, celeste; sonrisa olvidada.
Ayer de otra mirada mía, de un atardecer que se va.

Extraño...
los días de antes.
La inocencia perdida, las lágrimas sin razón.

Extraño...
los ojos distintos.
La serenidad absurda, los arrebatos de un soñador.

Penumbras y sombras. Soles escondidos.
Tristeza ajena que resurge en mi voz.

Busco nuevamente los retazos de otras vidas.
De otros destinos, de ilusiones de amor.

Espero que otros colores se fundan en el tiempo,
mientras solitaria busco en el ser que ya no soy.

sábado, 5 de marzo de 2011

Siempre...

Toda la vida soñando.
Con encontrarlo.

Largas noches en vela.
Pensando en el cómo, el cuándo, el dónde.
Imaginando mil escenarios diferentes.
Inútilmente.

Equivocada. Esas cosas no se planean.
LLegan solas, sin aviso.

Es en la mirada que ya no es ajena.
En las caricias silenciosas, en los besos perdidos
en absoluta penumbra.
En las palabras distintas que se escapan de tu boca.

Cerca o lejos tuyo. No importa.
Aún así existe; late y vive intensamente.

El lazo que nos une.
Desde siempre.
Desde antes de saber que nos pertenecíamos.

Hoy sueño. Con cada gesto, con cada sonrisa tuya.
Y no existen ni vacíos, ni tristezas que puedan
acabar con el sentimiento.
Reminiscencias; recuerdos amargos olvidados.

Amo.

jueves, 24 de febrero de 2011

Final

Me gustaría perderme.
Sólo por unos minutos.
Alejarme de lo que debo ser.
De los lugares a los que no quiero pertenecer.
Incomprendida. Sin destino cierto ni plan armado.
Te extraño.

Recordar y olvidar. Dos mitades que se buscan
y se desencuentran a cada momento.
Que en vano se necesitan y huyen a la vez.
Me hacen falta tus lágrimas, tus sonrisas, tu alma.
Esa que nadie distingue; sólo yo.
Te sueño.

Noche vacía. Sin fantasmas ni espectros.
Sin miedos terrenales.
Simple oscuridad que agoniza, sin respuestas.
Te espero.

Me consumen los esquemas, los altibajos,
las preguntas.
Te miro.

No me ves.
Mi corazón, no estás conmigo.

Final.

jueves, 17 de febrero de 2011

Aquella vez...

Aquella vez...
cuando tus manos acariciaron mi cara,
la primera ilusión me invadió el alma.

Mis ojos brillaron diferente,
la monotonía se esfumó entre las sombras.

Y quise en silencio que el momento durara eternamente.
Que nunca llegara el anochecer.

Simples palabras se desprendieron de tus labios.
Inexplicable el sentimiento.
La fuerza que nos unía, aún en soledad.

Siempre invisible. Hasta que me notaste entre la gente.
Entonces, las lágrimas se desvanecieron dentro mío.

No era alguien más; sin querer acabaste con la agonía presente.

Ahora...
los versos poco a poco me traen el recuerdo escondido.
La brisa arrastra los pétalos de un ayer.
De un amor perdido, de aquella vez...

Cuando eramos uno.

domingo, 6 de febrero de 2011

Y el amor viva todavía...

“Nunca hay que dar por sentado que está todo logrado. Que todo lo que nos rodea es perfecto y sin mancha. Nunca hay que pensar que el amor permanece inalterable, que no es necesario hacer nada para mantenerlo una vez que lo conseguimos. Es mentira. El amor nunca se consigue, se obtiene, se gana como si fuera un trofeo; nunca es una cosa más en la lista. Errónea esa percepción. Se lucha día a día, hora tras hora. Son cosas tan mínimas las que se necesitan para que la luz del amor no se desvanezca. Para que el corazón siga latiendo al mismo tiempo que otro corazón. Tan minúsculas e imperceptibles, que alguien cegado por la perfección aparente no las notaría.
Simplemente basta con perderse en cada beso como si fuera el último; recordar con la misma dulzura cada sonrisa de la persona amada, como si fuera la primera vez...
Amar sin pensar en el hoy, en el mañana, en el después.
Saber apreciar el sentimiento, tiernamente revelado en cada palabra dicha, en cada gesto querido en silencio.
Olvidarse de todo lo que debe ser. Construirlo todo desde el principio en cada nueva oportunidad, siempre.
Abrir la mente, vivir. Huir por un momento de lo que dicta la razón, dejarse guiar por el alma. Por algún arrebato loco y soñador.
Sentir en el cielo, en el viento que va y viene, a la esperanza.
Quizás así, las lágrimas cesen; se apacigüe el dolor.
Y el amor viva todavía, aunque parezca terminado."

lunes, 24 de enero de 2011

Sentimiento...


Todo perfecto...todo en su lugar.
Todo infinitamente luminoso y frágil a la vez.
Tan mío y tan fácil de destruir.

Segundos. Simples minutos en los que lo correcto se desvanece.
Se corrompe, se desliza suavemente entre lo que es y deja de ser.

Ver más allá. Imposible.
Ceguera inocente, aceptada.

Roto. Ausente. Vivo.

No hay explicación. La sensación es indefinida.
Soledad del intento de escritor que se encierra en sus propias palabras.

Mudo. Lejano. Absurdo.

Y el cielo. Me sonrie...no, error.
Se burla de mi inseguridad.
De mis sinsabores y ensueños.

Corazón derrotado. Alma censurada.

Implacable, me aniquila el sentimiento.

jueves, 13 de enero de 2011

Te necesito...


Necesito que me mires y te olvides de todo lo que sos.
Por un momento, alejáte de lo que tu mente,
tus pensamientos te dicten.

Dejá atrás todo lo que viviste.
Sólo te pido que por esta vez comiences de nuevo, conmigo.
Que me ayudes a borrar la amargura de otros días.

Dame una razón para cambiar de aire.
Para irme a un lugar distinto.
Donde no me sienta vacía.
Donde la luna me regale un instante
de paz.

Necesito creer que los sueños pueden cumplirse.
Que no son ilusiones vanas, idiotas.

Hay veces en que duele. Y la soledad es inevitable.
Perdonáme por no brindarte mi mejor faceta en esos días de tristeza.

Tiempo. A lo mejor es cuestión de tiempo.
Para renacer, para acabar con la agonía siempre presente.

Rara incertidumbre. Dolor inconfundible del alma.
Imperfecta.
Aún así te amo. No sé si como debiera. Pero no dudes que te amo.
A mi manera.

Y amándote, te necesito. Para estar completa.