Seguidores

sábado, 27 de noviembre de 2010

Enamorado


Dulzura arrebatadora, adorada ternura.
Imborrable ensueño, tu mirada enamorada.
Pesares y tristezas inexistentes a tu lado.
Inevitable perderme en tu sonrisa encantadora.

Ángel de mi alma,
amante fugaz de la oscuridad reinante.
Sólo un beso de tus delicados labios
y la amargura abrazaría al olvido.

Sentimientos anhelados, sin lógica expuestos.
Y el viento que trae tu perfume a mis recuerdos confundidos.
Extraña dama que nubla mi razón, que inquieta mis sentidos.

Todo lo que soy y lo que no soy te pertenece.
Nada más importa en este mundo.
Soy tuyo para siempre.

Alma mía que desvela mis noches,
que desvanece en silencio mi orgullo.

Sin darme cuenta, el ocaso se lleva mis palabras...
las dispersa en el aire, las transforma en distintos colores.
Para fundirlas luego en uno solo.

Azul.
Como el cielo nocturno.

Azul...como el amor que te profeso.

martes, 23 de noviembre de 2010

Quizás, algún día...quien sabe.


Hoy no hay poema. Creo que no tengo inventiva para eso en este momento. Sólo aspiro a descargar un poco de lo que siento, pero de otra forma.

A veces me gustaría que fueras distinto. Que no te pesara el título que te impuso la naturaleza y fueras un poco más mi amigo. No te lo pido siempre. Sólo algunas veces. Para no sentir ese vacío que me deja la incertidumbre.
Incertidumbre de no saber si algún día te interesaría conocerme.

¿Podrías alguna vez darte cuenta de la realidad? me estas alejando más de vos. Y no lo ves. Ciego. De alma, de corazón.
Si, lo sé. No soy nadie para juzgar. No pretendo eso, porque también estoy llena de imperfecciones. Aún así, es inevitable pensar que es injusto. Odio que todavía, a pesar de entender con claridad que ya no vale la pena, la tristeza se apodere de mí.

Quisiera...quisiera que alguna maldita vez vieras más allá de lo aparente. Que vislumbraras en mi mirada lo mucho que duele ser completos extraños. Pero el silencio lo domina todo. Tarde.

Tengo que seguir. Como siempre. Como si nada pasara. Porque perderse en las miserias, en el dolor irremediable no tiene sentido. No sirve siquiera hablarlo.

Ya no quedan más dudas. La incapacidad de querer te pertenece. No voy a molestar más con mis absurdos sentimientos.
Voy a olvidarme de los intentos inútiles por llegar a vos.

La soledad y la melancolía siempre van a ser parte de mí. Sólo me queda continuar y hacer lo posible por alcanzar ese algo cercano a la felicidad.

Quizás, algún día...Quien sabe.

martes, 9 de noviembre de 2010

Lonely hearts...


"Oh, I'll hold still for a moment so you'll find me
I'm so close, I'm just a small step behind you
I know you're somewhere out there"
Hold Still


En alguna parte...en algún lugar...
Recorriendo silenciosa las calles de esta inmensa ciudad.
Corazones rotos, sin esperanza adormecidos.

Cruzando estaciones de colores diferentes, me pierdo.
Cientos de luces que se bifurcan irremediablemente.

Incógnita de un alma nostálgica, sin brillo escondida en la monotonía.

Sombras oscuras, agonía irreversible...
Busco, sin esperar realmente a nadie.

LLuvia y corazones solitarios, desgarrados.
Pero aún así. En medio de tanta desolación ignorada.
Vislumbro una esencia. Cristalina y serena.
Distinta.

Nos vemos, finalmente. Nos sentimos en la multitud, en la encrucijada de destinos ajenos.
Cerca.
Tan cerca que parece una ficción sincera, por un segundo transparente.

Sólo un paso nos separa. Nada más.
Lo sabemos... la certeza única nos invade.
Nuestro amor existe.