Seguidores

martes, 24 de noviembre de 2009

Utopía


Todo es extraño, doloroso e incierto.

Las palabras invisibles no se comprenden ni a ellas mismas
en este mundo plagado de oscuridades y amarguras.

Y a pesar de todo, siempre guardo dentro mío un impulso, un arrebato.
O quizás sólo se trate de un deseo indomable, desamorado.

Es lo que me mantiene en pie.

A veces es más dulce creer en la ilusión, aferrarse a un sueño imposible,
que ahogarse por completo en la realidad inmutable.

Escapar. Aunque sea por poco tiempo.

Mientras, la vida pasa. Tan fugaz e irreversible.
Es en este breve instante que el cielo y la tierra se esfuman.
Y las soledades se quiebran ante las ensoñaciones.

Vale la pena intentarlo, entonces.
Perseguir una utopía que le dé sentido a esta estadía pasajera.

Olvidar las tristezas errantes. Soñar.

martes, 17 de noviembre de 2009

Nunca...



¿Crees que en el silencio inconstante
es posible encontrar un sentimiento que nunca fue nuestro?
Algo que nunca pensamos compartir y sin saber estuvo oculto,
escondido en el secreto.

Tus ojos temerosos se cruzan con los míos.
Las miradas se atraen y se repelen a la vez.
¿Qué es lo que sentimos realmente?
¿Cuáles son nuestras verdaderas intenciones?

No lo sabes. Yo tampoco.
Es en esta confusión de almas, pensamientos, desencantos
que el viento me susurra palabras sin sentido, milagros
perdidos en sueños.

Quizás sea el deseo que nunca cumplimos.
La necesidad de vernos, la esperanza certera de extrañarnos.
Porque nunca, nunca nos planteamos la locura de un amor.

Y ahora así estamos, frente a frente.
confundidos, enredados en un nebuloso dilema.
¿Enamorados?