Seguidores

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Sueños...


Y tus manos se pierden en mi pelo...
Y las angustias se desvanecen en silencio.
Es en las noches que te tengo al lado mío
que las tristezas se disipan detrás de un sueño.


Miles de lunas recorren las noches oscuras
y se disuelven en la lejanía de los días.
Poco importa que las estrellas desaparezcan
mientras tus dulces besos estén conmigo.


Las lágrimas carecen de sentido ahora.
El eco de lo perdido bifurca su camino.
Atrás quedaron el llanto, el dolor y la agonía.
Sólo me interesa está ilusión que sin dudas persigo.

Y son tus besos que rozan con ternura mi cara.
Y son tus caricias que curan mi corazón herido.
Todo tu ser que amo con locura infinita...
un amor soñado, soñado y querido alma mía.



1 comentario:

  1. Hola cómo va todo por aca? Me pareció muy lindo esto que escribiste. El contraste entre lo que se puede sufrir y lo que puede venir... La ilusión que promete y que pone automáticamente en segundo plano lo mal que estabamos.
    Se me viene a la cabeza que quizás las promesas en muchas ocaciones no tengas cimientos, que no sean realmente prometedores... Pero poco importa ya que nos ayudan a liberarnos del mal momento... Quizás muchas veces sean un buen mecanismo propio y automático que tenemos.

    Saludos!

    ResponderEliminar